InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 24/feb/2020 - 02:42
Edición Digital
27 ºC
Muy nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 22/nov/2015.

Argentina Bullying Cero: Carta a todos los padres del mundo que tengan hijos en edad escolar
Por María Lorena Barrera *




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

Hijo, hoy llegaste de la escuela llorando, qué triste estabas, jamás te había visto así, tan triste, tan ¿tan enojado? Cuando te pregunté qué te pasaba me gritaste fuerte que hoy tenías que ir al cine con los chicos y que estabas cansado de andar siempre con la misma ropa. Te juro que no entendí lo que pasaba, nunca te habías puesto así por la ropa, era evidente que te ocurría otra cosa. No te hablé, te preparé la merienda y cuando te sentaste tiraste el vaso al piso, pusiste tu cabeza entre las manos y te pusiste a llorar con un desconsuelo impresionante. Traté de calmarme, de no retarte por lo del vaso. Apenas te agarré la mano me la sacaste, pero lo volví a intentar, no sabía exactamente qué hacer, estábamos los dos solos, los dos sufriendo. Te llame por tu nombre y traté de pasarte la mano por el hombro. Apenas lo hice te tiraste casi arriba mío, llorabas y me decías que ya no querías ir más a esa escuela, que estabas cansado de que te lastimaran tanto. Sin soltarte te pedí que te calmaras, que podíamos hablar cuando te calmaras un poco. Me miraste y me lo dijiste, con los ojos inyectados y la voz temblorosa: "Estoy harto de que me peguen y que me digan negro pobre".

Qué flechazo, por favor, qué cañonazo, quería salir a la calle y gritar, pero no, me quedé escuchándote, mirándote, abrazándote. Te calmabas al tiempo que yo hacía todo lo contrario, y tenía que disimular todo lo que pudiera. Comenzaste a hablar.

--Esto empezó en abril o mayo, primero en las horas de Educación física, me tiraban al piso aprovechando la clase y me decían "pobre, rata". Después como no peleaba, empezaron a perseguirme para que les mostrara la marca de las zapatillas y de las remeras y como no tenían holograma de original, me decían riéndose "pobre y negro". Los golpes de (dos chicos) se fueron dando cada vez más seguido y hoy me rompieron esta remera porque se dieron cuenta que la compré en la feria ¿te das cuenta mamá por qué ya no quiero ir más?

A esa altura del relato ya no sabía cómo hacer para respirar sin llorar, así que te dije que saliéramos un minuto afuera y debajo del olivo comencé a hablarte.

--Mirá hijo, yo primero quiero decirte lo que sí puedo hacer, puedo ayudarte porque me estás pidiendo ayuda, puedo cuidarte y protegerte, pero lo que no puedo hacer es callar a los que te ofenden y te lastiman tanto, porque en realidad los lastimados son ellos, están muy dolidos y transmiten ese dolor a través de insultos y golpes a los que están sanos como vos. Ahora te pido fortaleza, te pido que seas fuerte. Fuiste valiente al contarlo al pedir ayuda, te pido fortaleza porque aunque tenés apenas 13 años necesito que sepas que somos lo que tenemos adentro, lo que nos enseñan que seamos. Entonces no somos el Minecraft original, no somos la remera de Disney, no somos el celu de última, ni los botines de Messi, somos lo que tenemos adentro, somos nuestra lucha, somos luz si nos enseñaron a iluminar, pero también sombra si nos enseñaron a ensombrecer. En cuanto a la pobreza, sí, es verdad, somos pobres y no tenemos mucho sobre la tierra, pero necesito que también sepas que somos ricos de espíritu y que todo lo que vale lo tenemos en el cielo, ganado con humildad, con amor, verdad y solidaridad. Tampoco nos hace falta mucho dinero, porque yo te llevé a los lugares más hermosos del mundo y todos fueron gratis: nuestro río y sus peces, nuestra tierra mojada. Cada amanecer y las puestas del sol, los arco iris después de la lluvia son gratis y es gratis la lluvia que nos moja o el campo cuando se levanta la cosecha y huele tan rico, con centenares de pájaros que cantan buscando su alimento .También te dicen " Negro" y sí, que lo digan si quieren, porque tenemos la piel marrón como nuestra tierra y ese color es pertenencia, es identidad, es el color de la patria a la que le cae un sol perpendicular y nos dora la piel cuando trabajamos. Somos esto hijo mío, no vamos a negar nada: pobres ¿pobres quizá? Pero ricos de espíritu y ¿negros?, negros como nuestra tierra y fértiles de frente a un sol que nos abriga y que tampoco se compra con dinero. Hijo crecer duele, pero jamás, por ningún motivo les hagas daño a esos dos chicos, aunque no lo creas ellos están ahora más lastimados que vos y llenos de un vacío que no les permite ser felices. Vos, a diferencia de ellos, tenés todo para ser feliz. Déjame que llore ahora, pero con vos porque quiero que sepas que jamás voy a soltarte la mano. Fuiste un grande, un valiente al contármelo. Mañana vamos a ir juntos a la escuela, voy a pedir una reunión de padres, es un tema que tenemos que hablar entre todos. Dale báñate rápido que te vas al cine y no olvides que algún día cuando esto ya no te duela podrás comprender que la vida es un senderito lleno de luz y de piedras, pero en ocasiones, debemos pedir ayuda al transitarlo, cuando lo necesitemos, porque el caminar cansa y a veces, ese cansancio, no nos permite ver el horizonte, un horizonte que siempre, siempre está lleno de esperanzas.

*Dedicado a la memoria de Milton "Tito" Amaya, el más pequeño de seis hermanos, con una madre abandónica que dejó el hogar de Algarrobo del Águila en La Pampa y un padre que dice haber hecho lo que pudo para mantener y criar solo a toda la familia con sus escasos aportes de trabajador municipal. Víctima de bullying (aunque su muerte fue caratulada como suicidio), el 27 de septiembre pasado fue hallado de rodillas, ahorcado con un cordón de su zapatilla anudado a una cama cucheta.

"Cuando hay un chico en situación sabida de vulnerabilidad hay que agudizar las medidas de cuidado y de protección y de alerta". María Zysman, Directora del equipo Libres de bullying Argentina.

 Por María Lorena Barrera / malorbarrera@hotmail.com"
* Profesora; Licenciada; Docente de Construcción de la Ciudadanía.



 

Argentina Bullying Cero: Carta a todos los padres del mundo que tengan hijos en edad escolar
Por María Lorena Barrera *
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-