InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 28/ene/2020 - 12:41
Edición Digital
29 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del jueves, 31/dic/2015.

¿Qué celebramos cuando celebramos?
Pastoral de comunicación, Diócesis Zárate - Campana




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

El filósofo Josef Pieper asegura que las fiestas actuales son "otra forma de actividad, otra forma de trabajo". Por eso las fiestas modernas "cansan". Comprar la comida, decorar, limpiar, organizar, todo se convierte en una especie de ritual tedioso, más aún en medio del calor de estos días. Es que desplazamos el verdadero sentido de la fiesta, preocupándonos por los modos de festejar. Dejamos de lado lo esencial de la celebración: la felicidad de haber sido creado, la bondad esencial de las cosas, la victoria de la vida, todos esos motivos de las grandes fiestas tradicionales que nos hacen ver que vivir es un regalo.

El año nuevo es motivo de celebración, no sólo porque "es tradición festejarlo", sino porque nos permite imaginar y soñar con una vida mejor y más feliz. Es así que surgen los famosos "propósitos de fin de año": comer menos, salir más, conseguir un nuevo trabajo, etc. Todos buenos propósitos.

Cada uno de nosotros tenemos una inteligencia y una voluntad propias que nos permiten esbozar éstos propósitos. Por nuestra inteligencia podemos comprender el mundo y lo bueno que hay en él, por nuestra voluntad podemos dirigirnos a aquello que vemos como bueno. Sin embargo, nuestra naturaleza a veces nos juega una mala pasada y terminamos buscando algo que no deseábamos en primer lugar. Terminamos comiendo mas, saliendo menos, continuamos con la misma rutina, y entonces perdemos el sentido de la celebración del año nuevo.

Si queremos cambiar de hábitos, no alcanza con la sola fe y confianza en uno mismo. Esto es porque, según nuestro intelecto, los hábitos los formamos así porque en algún momento nos sirvieron. Entonces debemos cambiar nuestra manera de pensar. Debemos reconsiderar lo que percibimos como bueno. ¿Qué bien hemos buscado que nos ha llevado a formar nuestros hábitos actuales? ¿El confort, el prestigio, la independencia, la seguridad? ¿Es realmente ése el bien más grande que deseo o percibo que hay algo mayor, trascendente y que realmente me puede hacer feliz? De cualquier forma, es ilógico creer que la sola "confianza en uno mismo" alcanza para conseguir el bien que nuestro inteligencia percibe como mayor.

Entonces se hace necesario un tiempo de paz, de búsqueda, donde realmente pueda poner en marcha la consecución de aquello que me haga pleno y feliz. El ser humano es, naturalmente, un ser abierto a la plenitud. No nos conformamos con las injusticias, con la falta de caridad, con la indiferencia. Buscamos algo mas, algo que nos trascienda. Sabemos que la felicidad no se encuentra en uno mismo, sino en la apertura a los demás, en la búsqueda de la comunión.

En una homilía del 1 de noviembre el Papa Francisco dijo:

"Felices pueden ser los que tienen capacidad de conmoverse, la capacidad de sentir en el corazón el dolor que hay en su vida y en la de los demás", añadió, "estos serán felices porque la tierna mano de Dios Padre los consolará y los acariciará".

"¡Cuántas veces estamos impacientes, nerviosos, siempre dispuestos a lamentarnos! -reconoció-. Con los demás tenemos tantos reclamos, pero cuando nos tocan reaccionamos alzando la voz como si fuéramos los amos del mundo, cuando en realidad todos somos hijos de Dios".

Francisco recordó que "Jesús ha recorrido este camino: de pequeño soportó persecución y exilio, y después de adulto, las calumnias, las trampas, las falsas acusaciones en tribunales", "y todo lo soportó con mansedumbre, lo soportó por amor a nosotros hasta la cruz".

"Es un camino difícil de comprender porque va contra corriente", pero "quien va por este camino es feliz, antes o después se convierte en una persona feliz"

Pastoral de comunicación
Diócesis Zárate - Campana



 

¿Qué celebramos cuando celebramos?
Pastoral de comunicación, Diócesis Zárate - Campana
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-