InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Nuestro 40 AniversarioIr a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
miércoles, 22/nov/2017 - 09:41
Edición Digital
18 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 30/jul/2017.
Con sangre de colobraro:
Sobre Campana, una abuela y un libro



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Gulfo, el bandolero…

Originarios de Colobraro, los Gulfo están íntimamente ligados a la historia de Campana. La óptica 472 iniciada por "Tito" sobre la calle Rawson y hoy continuada por su hijo Juan, es uno de los comercios emblemáticos de la ciudad en cuanto a trayectoria comercial. Hoy, el apellido también es asociado a "La Vitamina", exitosa casa de pastas sin conservantes iniciada por "Farfa" y "Pichu". Este último, por ejemplo, también es uno de los fogoneros de la celebrada murga "Carumbé". Pero además, pocos saben que en la casa de los Gulfo sobrevive un neceser original de la Casa de los Costa, merced a que Francisco y Pedro Chifflet, este último bisabuelo de "Tito", trabajaron al servicio de la mansión como mayordomos.

Gracias al libro que tradujo Marinetto, la familia Gulfo ahora tendrá más precisiones sobre un antepasado quien estaba presente en la historia oral de la familia como una especie de "Robin Hood" del sur de Italia. En uno de los capítulos de "Colobraro…" se relata que Francesco Giuseppe Gulfo murió el 13 de mayo de 1865 durante un enfrentamiento con uniformados durante una emboscada. Nacido en Colobraro, de rico granjero pasó a la clandestinidad luego de haber asesinado a otro propietario durante una disputa por un conflicto de intereses. Dice el texto que Gulfo era un conocido líder de un pequeño grupo de bandoleros que asolaba la región: "Eran pocos y pedían alimentos para muchos, y los granjeros, para ser dejados en paz, daban y callaban".

Por las venas de Campana corre sangre de Colobraro. El viaje de Miguel Ángel Marinetto al encuentro de sus raíces, develó en parte el invisible lazo que existe entre nuestra ciudad y un pequeño pueblo perdido en el sur de Italia.

A veces hay que empezar por el final: días más, días menos (y si su hijo Natalio le presta esa última mano con el procesador de textos que entiende pero no alcanza a dominar) en septiembre, el herrero Miguel Ángel Marinetto (70) imprimirá una edición limitada y traducida por él al español del libro "Colobraro: un pueblo, una historia, una cultura" publicado por Michele Crispino en1984.

Así, Miguel Ángel cerrará un círculo que empezó en su niñez, en la casa de su abuela Rosa María La Canna, sobre Mitre al 500, donde nació y creció escuchando relatos sobre ese pueblo al otro lado del océano. "Eran historias de fantasmas y aparecidos, peleas, festejos, traiciones… yo las escuchaba sin cuestionar ni preguntar. Yo era chico. Sólo me entraban y quedaban ahí", relata.

Todo afloró varias décadas después. "Yo ya andaba por mis 50 y hubo un episodio que fue el disparador. Mi tía sacó del cajón de su mesa de luz una pequeña cartulina doblada en dos. Al abrirla, en su interior, había dos antiguas fotos color sepia de Colobraro y sin mayores explicaciones me dijo: Tomá. Tenélas vos". Al poco tiempo, la tía murió.

UN INTENDENTE

A Miguel Ángel quien, dicho sea de paso supo ser cinturón negro de karate, se le entrecorta la voz y se le escapan algunas lágrimas que trata de disimular mientras relata que, de repente, tuvo una incontenible necesidad de saber más de sus raíces, de la tierra de sus abuelos y de los abuelos de muchas familias campanenses que aún se encuentran en la ciudad y vinieron desde Colobraro a radicarse en Campana. Porque durante su búsqueda, supo que las familias Altieri, Gulfo, Rímoli, Lucarelli, Bloise, La Canna, Curzio, Fortunato, Ciancio, Donadio, Gagliardi, Mazzei, Modarelli, Machiarello, Marsico, La Gioia, Caivano, entre otras, llegaron a nuestra ciudad con un mismo y único origen.

Incluso, de ese pequeño pueblo que hoy cuenta con apenas 1500 habitantes y al que ni siquiera llega el tren son los Barletta, familia que le dio un intendente a Campana entre 1953 y 1956. ¿Cuántas otras familias de Colobraro hoy siguen en la ciudad? ¿Cuántas más hubo y emigraron luego de la masiva diáspora generada por cierre del frigorífico, o por simple y natural goteo? Posiblemente ya nunca se sepa. Pero gracias a ese llamado interior de Miguel Ángel, hoy tenemos la certeza de que en durante una ventana de tiempo que transcurrió entre aproximadamente entre 1895 y 1920, Campana fue un pequeño Colobraro.

EL VIAJE

"Era a mediados de los ’90, y el tema se había transformado para mí en una especie de obsesión. En esos días, para hacer ejercicio, caminaba desde mi casa en el barrio La Argentina hasta Ariel del Plata. Y con cada paso que daba, en mi mente repetía: Colobraro... Colobraro... Pero la verdad es que no sabía ni dónde quedaba. No había internet, no tenía muchos medios donde consultar. Hasta que me acordé que en el taller de Remo D’Antonio había un gran mapa de Italia sobre la pared. Le comenté a Remo, apoyó su índice sobre el mapa y empezamos a buscar. "¡Acá está!" me dijo Remo, y una sensación de alivio y felicidad me recorrió el cuerpo", cuenta Miguel Ángel.

"Le conté –continúa- a Lilian, mi señora, lo que había pasado y le dije que por qué no viajábamos a Italia a conocer Colobraro. Y me dijo que no, porque estaba fuera de nuestras posibilidades. Pero que yo viajara solo no era imposible".

Los planetas, una vez más, se alinearon. Lilian, en ese entonces docente en actividad, consiguió un crédito para pagar el pasaje, y su hijo, Natalio, le hizo una extensión de su tarjeta de crédito para cualquier eventualidad. "Resumiendo –dice Miguel Ángel con una orgullosa sonrisa- me pusieron una estampilla y me mandaron para allá".

Un viejo amigo de Miguel Ángel, Guillermo Billinghurst, quien hacía varios años había dejado Campana para radicarse en Italia, lo esperaba para alquilar un auto y acompañarlo en su búsqueda. Así fue que Miguel Ángel pudo responder al llamado de la sangre. Conoció Colobraro, caminó sus calles, habló con sus vecinos. Por un par de días fue una celebridad del pueblito enclavado en lo alto de la sierra, en la provincia de Matera.

Piero Violante, un vecino que suspicazmente le dijo ni bien lo vio llegar: "Nadie llega hasta Colobraro a hacer turismo ¿quién sos?" fue quien le regaló el libro de Michele Crispino que registra relatos sobre la historia del pueblo y que Miguel Ángel tradujo al español. Un ejemplar será atesorado en la Biblioteca Municipal de Campana. Otro, viajará para la de Colobraro. El resto, tendrá la misión de revitalizar las raíces de ese puñado de familias que nutrieron y nutren la historia viva nuestro lugar en el mundo.


Marinetto sonríe mientras repasa las andanzas del antepasado bandolero de los Gulfo.


Colobraro, al sur de Italia y en el ADN de Campana.

 

Con sangre de colobraro:
Sobre Campana, una abuela y un libro
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net