InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
miércoles, 24/ene/2018 - 08:14
Edición Digital
19 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 29/oct/2017.
Bodas de Plata:
Emotivo festejo de la Escuela de Arte



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

DOS PLACAS PARA DOS INTENDENTES

Como tantas cosas que el golpe militar de 1976 reprimió, el nacimiento de la Escuela de Arte de Campana fue otro damnificado. Las primeras gestiones para su creación datan de 1974, cuando era intendente Calixto B. Dellepiane, pero fueron interrumpidas durante "los años de plomo". Pero solo fue un letargo, ya que de la mano de la democracia y un grupo de profesores y alumnos el proyecto tomó nuevos bríos: fue en 1993, con Calixto Dellepiane como intendente de Campana y con "Pocho" Demouselle de Secretario de Cultura, pudo hacerse realidad, siendo su sede el horario nocturno de la Escuela 7 de la calle Estrada. Por eso, el primer paso del festejo fue recordar con una placa y con la presencia de su nieto, próximamente concejal, Axel Cantlon, la memoria de don Calixto. También se honró con otra placa el compromiso y decisión del intendente Jorge Rubén Varela de proyectar el nuevo edificio que hoy es realidad, en la esquina de Bertolini y Arenales. El descubrimiento de la misma estuvo en manos de su hija María Eugenia Giroldi.

El establecimiento de nuestra ciudad celebró sus 25 años acompañado por el célebre pianista e incansable trabajador por los derechos humanos Miguel Ángel Estrella.

25 años pueden hablar de juventud, de inicio y de tiempo por delante. Y es cierto, es quizás la mejor edad para empezar a recorrer los caminos de la vida. Pero cuando hablamos de una institución como la Escuela de Arte "Ricardo Carpani", estos 25 años y su nuevo edificio hablan de la madurez de un proyecto nacido hace más de 40 años, pero que tuvo que esperar que las circunstancias institucionales del país le abrieran paso.

Bajo la sentida y magistral conducción del profesor de Música Javier Ulmete, quien ofició de maestro de ceremonias, se sucedieron diferentes oradores, y cada uno de ellos, a su manera, dejó plasmado en los presentes el mismo e indeleble sentimiento de pertenencia con la institución.

Quienes formaron parte de los comienzos, como la directora Nilda Peró o la profesora María José Ananía tenían mucho para contar. Por ejemplo, Ananía relató una historia personal que habla a las claras el espíritu que se vivía y se vive en el aprendizaje artístico, que es digna de destacar: "Cuando pensaba qué decir hoy, me invadieron muchos recuerdos. (…) Debo aclarar que vengo de las Ciencias Sociales, la Sociología en particular; el mundo académico era el espacio en el que me movía. Corría el año 1993. Concurrí a esta casa (en ese momento funcionaba en la Escuela 7) enfundada en mi talleur: un trajecito color celeste, una pollera del mismo color y una camisa blanca. Los alumnos a los que me enfrentaba era un público "nuevo". Algunos de nivel terciario con características diferentes a los alumnos que tenía en otros profesorados. Recuerdo que nunca me sentí tan observada. Algunos alumnos tomaban apuntes, otros me miraban y uno en particular estuvo dibujando todo el tiempo. Al finalizar la clase, este último me obsequió el dibujo: Era yo. El dibujo era muy fiel. Fue como recibir una fotografía mía desde la mirada de los alumnos. Eso me dio mucho que pensar. Me sentí enfundada en una estructura y tomé conciencia que había entrado en un lugar diferente: con otros códigos, otros lenguajes, otra sensibilidad, otras maneras de ver y de expresar. Entonces empecé otra historia: dejé el "tallieur" y me fui nutriendo de esos otros lenguajes que, conocía, pero nunca había incorporado en mi actividad académica y profesional", relató la profesora.

Por supuesto, hubo un espacio para hacer entrega de reconocimientos a muchos profesores, ex profesores y uno muy especial para el siempre recordado "Pocho" Demouselle que fue recibido por su esposa Marta Magistrati quien lo agradeció en su nombre y en el de sus hijas. Un cerrado aplauso retumbó en la excelentemente ambientada sala, cuando el director de la institución, el Dr. Hugo Boetti, inició su discurso diciendo: "En este festejo hay una silla vacía. Es la de Santiago Maldonado…", en referencia a la triste historia del joven encontrado muerto en circunstancias poco claras en el río Chubut, luego de haber estado desaparecido durante 78 días tras una represión de la Gendarmería Nacional a integrantes de la comunidad Mapuche.


Profesores, alumnos y egresados (Foto Charly Schneider)


Primeros profesores y primeros alumnos junto a otros contemporáneos (Foto Charly Schneider)


Axel Cantlon y María Eugenia Giroldi descubrieron placas en honor a los intendentes Dellepiane y Varela, junto a Hugo Boetti y Miguel Ángel Estrella. (Foto Charly Schneider)


Representantes evangélicos, judíos y católicos realizaron una bendición conjunta del SUM bautizado "Miguel Ángel Estrella". (Foto Charly Schneider)


FORMAR CONCIENCIA

Cuando le tocó estar al frente del micrófono a Miguel Ángel Estrella (quien en 1977 fuera secuestrado y torturado por militares uruguayos y que salvó su vida por la presión de la comunidad artística internacional, no dudó en reconocer que se haya recordado a Santiago Maldonado en ese ámbito. En esa misma línea, también tuvo palabras muy críticas para el gobierno jujeño del Contador Gerardo Morales "que mantiene detenida de manera inhumana" a Milagro Sala.

Así, Estrella contó que viajó a ver a Sala y quisieron impedírselo. Pero haciendo uso de su título de Embajador de Naciones Unidas pudo acceder a dialogar con ella, con quien compartió más de 5 horas. En su relato, Estrella hizo un paralelo entre la detención de Sala con sus días privado de la libertad; sobre todo por el maltrato de las carceleras propinado a Sala y el constante intento de degradar su persona.

El músico y militante de los Derechos Humanos, también relató su experiencia cuando fue víctima del Plan Cóndor y militares de la dictadura uruguaya lo detuvieron ilegalmente en 1977. "Éramos 15, estábamos encapuchados y sin poder ver. Mi oído de músico me ayudo a identificar las diferentes voces. Sin embargo al tiempo solo éramos 10, luego 8, luego solo pude oír a 6 y días más tarde sólo quedaban 4. Nos torturaban y nos amenazaban de muerte todo el tiempo. Yo rezaba. Rezaba 20, 30… 50 Padre Nuestros como una forma de protegerme. Un día vinieron y me dijeron: ‘Cómo te la pasás rezando y no das ni un dato, te vamos a hacer lo mismo que le hicimos al zurdo Víctor Jara en Chile. Te vamos a cortar las manos y después te vamos a matar’. Yo no sé por qué salió de mi boca algo que no pensaba: Qué Dios los perdone por lo que van a hacer, yo voy a tratar de perdonarlos. Cuando sentí el ruido de la sierra eléctrica me corrió un frío por todo el cuerpo. Pero luego el represor apagó la máquina y dijo: ‘No te podemos matar hijo de puta…’ Es que se habían movido por cielo y tierra artistas de todo el mundo; como hoy por Milagro Sala y ayer por Santiago Maldonado. Cuando me liberaron en el ´80 yo le contaba esta historia a religiosos y me decían: ‘Dios nunca te dejó solo…’ Yo creo en ese lado mágico, que había alguien que me estaba cuidando".

El relato de Miguel Ángel Estrella fue acompañado, literalmente, por un silencio de misa. Por varios minutos, todos los presentes siguieron atentamente la movilizadora historia contada de primera mano de alguien con convicciones e ideales, que prefirió tocar para todos y no para unos pocos. Un músico que renegó de las tentaciones del mercado musical, para con su arte intentar cambiar la realidad de personas en situación de riesgo. "La vida no es cualquier cosa, es un desafío…" dijo y agregó: "Que los 25 años de esta Escuela de Arte sean formadores de conciencia: poder hacer segundas y terceras lecturas de toda esta cosa que impregna la sociedad a través de medios (de prensa) que son cipayos, integristas, marginadores, racistas…" Un cerrado y sostenido aplauso coronó sus reflexiones. No hubo tiempo para que ejecutara el piano. Ni hizo falta. Aun así, Estrella prometió volver a Campana por tercera vez, y dar un concierto en la Escuela de Arte; más ahora que el Salón de Usos Múltiples lleva su nombre.


IDEALISTA Y  COMPROMETIDO

"Mi experiencia es que el mercado no es el camino. El mercado es contrario al amor. Yo siempre quise tocar maravillosamente el piano, no ser rico ni famoso. La vida me llevó donde me tenía que llevar e hice todo lo que quería hacer, lo que mis tripas me dictaban", le dijo Miguel Angel Estrella a La Auténtica Defensa. El pianista tucumano de fama internacional destacó la responsabilidad de dirigir una Escuela de Arte "porque aquí se forman jóvenes", en clara alusión al trabajo realizado por su amigo Hugo Boetti durante gran parte de los 25 años de la Escuela de Arte Ricardo Carpani.

En pocos días más estará viajando por trabajo a Europa, pero se comprometió a venir a dar un concierto en Campana, más precisamente en la mismísima Escuela de Arte. "Yo voy a venir a tocar el piano para ustedes" en marzo o en abril del próximo año dijo el artista, ya que compromisos previos le imposibilitan venir antes.

"Soy cristiano, militante del peronismo. Esa es mi historia; que me llevó a vivir cosas durísimas, pero también a ser feliz", expresó. Su música no solo recorrió el mundo, sino que siempre estuvo cerca de la gente. "Recuerdo haber tocado en la altura de La Paz en Bolivia, en una iglesia, y que la gente bailaba mientras yo tocaba a Bach. Allí toqué lo mismo que toco cuando toco en el Colón; pero la gente entiende que tiene que bailar los rondó de Mozart y los minué de Bach"; síntoma que la música es abarcativa y no selectiva.


Miguel Angel Estrella, idealista y comprometido.

A sus 77 años dedica hasta 6 horas por día a ejercitar el piano. "Soy un tipo muy disciplinado, doy cien conciertos por año: 50 para vivir y 50 como solidaridad: para Las abuelas, para las Madres (de Plaza de Mayo), para Amnistía Internacional, con Música Esperanza; con la cual llegamos a formar 650 orquestas infanto juveniles; una experiencia extraordinaria. Sin embargo borraron todo eso (refiriéndose al nuevo gobierno de la Ciudad de Buenos Aires). Yo le escribí a Larreta: "Música Esperanza no es un partido político, es una ONG premiada por las Naciones Unidas como una de las cuatro mejores en Educación y Derechos Humanos", aseveró el pianista.

"Nos sacaron la subvención de 650 orquestas infanto juveniles. En los censos que hemos hecho, quedó demostrado que esos chicos se salvaron de la droga, de la prostitución y de la delincuencia... No puede ser que dé todo igual", denunció Estrella a La Auténtica Defensa sin levantar la voz en ningún momento. "Música Esperanza" es una ONG fundada en diciembre de 1982 por Estrella y cuenta con 55 filiales en América, Europa, Medio Oriente y África. Se financia con subsidios de la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Educación y la Cultura y los ingresos de la mitad de los cien conciertos anuales que el músico ofrece como pianista.

En el año 2000 la fundación recibió el premio "Nansen" de Naciones Unidas, un premio que muchos lo equiparan al Nobel de la Paz o la antesala de él. El 29 de abril de 2016 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso sacar a "Música Esperanza" del predio de la Villa 31 (el edificio que Estrella cuenta haber refaccionado con dinero de su propio bolsillo) y transferirlo a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE); revocando la tenencia otorgada a la fundación; para cedérsela a la Secretaría de Integración Social y Urbana, dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros de CABA. Según un relevamiento realizado por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta "... en el galpón bajo trato se desarrollan varias actividades, algunas de ellas prestadas por reparticiones gubernamentales, siendo escasa la actividad que realiza la fundación Música Esperanza".

Al enterarse de la decisión, el músico escribió una carta al gobierno porteño en el que resumió la tarea y los logros conseguidos en los 30 años de trabajo de la fundación; recordándole que en 1995, el director general de UNESCO convocó a 30 grandes figuras de la música en el mundo, donde fueron adoptados los diez programas presentados por Música Esperanza, entre ellos, la Orquesta para la Paz en Medio Oriente (Salom Shalam) y la formación de músicos sociales; dos iniciativas que siguen funcionando. "Debido al impacto social y político que por nuestro accionar llevamos adelante con los diferentes programas a nivel nacional e internacional, nos parece imprescindible hacerle llegar a ustedes nuestra historia y realizaciones", decía literalmente la misiva donde más adelante agregaba: "Respecto de Villa 31, me permito decirle que desde los tiempos del Padre Mugica, hemos estado ligados a esta comunidad un conjunto de músicos argentinos. Es por eso que nos duele en el alma dejar de ser parte de una tarea comenzada hace largo".

Una vez más parece cumplirse el viejo proverbio: "Nadie es profeta en su tierra".


El músico prometió volver el próximo año a tocar para los campanenses. (Foto: Charly Schneider).



 

Bodas de Plata:
Emotivo festejo de la Escuela de Arte
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net