InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
domingo, 21/oct/2018 - 03:12
Edición Digital
15 ºC
Muy nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 29/oct/2017.
El principio del fin de la industria alimentaria que conocemos
Por Dr. Fernando Valdivia



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Fernando Valdivia

Hace años que, a nivel mundial, se observa una muy clara declinación del modelo productivo de alimentos que básicamente podemos denominar como la "era industrial de los alimentos". Esta "etapa industrial" se caracteriza por la elaboración de alimentos en serie, con muy alto procesamiento, con escaso valor nutricional y con elevado impacto ambiental y sanitario. Es la modalidad productiva que conocemos, caracterizada por la confluencia de la industria alimentaria, los supermercados y la publicidad. Y, debemos decirlo, cuenta con el acompañamiento acrítico de millones de consumidores desinformados y desinteresados en llevar adelante una buena alimentación. Obviamente, sus efectos han sido devastadores y solo a modo de ejemplo, mencionaré algunos:

- Son la causa de la epidemia global de obesidad y el factor determinante de la mayoría de las enfermedades crónicas no transmisibles, incluyendo al cáncer.

- Generan un impacto en el ambiente altamente negativo, destruyendo millones de hectáreas en los más variados ecosistemas y contribuyendo al calentamiento global (ocupando el segundo lugar, detrás de la industria de hidrocarburos).

- Condicionan negativamente a consumidores que no conocían de excesos alimentarios, y desestiman las necesidades reales de alimentación, para limitarse a vender productos que producen más daños que beneficios.

- Incrementan los precios de los alimentos básicos de una manera alarmante, con la sola agregación del valor en atributos de packaging (y marketing en general). Alrededor de las 3/4 partes del valor que se paga por los alimentos termina en empresas de logística y distribución, supermercados y agencias de publicidad (y los medios que viven de sus pautas).

- Sentaron las bases para el nacimiento de una industria de efectos tan devastadores como los propios: la "industria de las dietas y los productos accesorios de las dietas", como intento de paliar los efectos que los propios alimentos han generado.

Una nueva hora comienza

Es imperioso dejar de producir alimentos a costa de enfermar a millones de personas. Afortunadamente, en el mundo desarrollado esta realidad se está revirtiendo a pasos agigantados y las empresas alimentarias están bajo la lupa en muchos aspectos. Son "sancionadas" por el consumidor, que comienza a participar activamente para generar nuevas tendencias saludables, éticamente valorables y que respeten el ambiente. En algunos casos, incluso, son los propios Estados quienes comienzan a fijar nuevas reglas, ya sea a través de altos impuestos a los alimentos no saludables (o cuyo consumo resulte gravoso para la salud y para los sistemas de salud) o a través de la educación de la población.

Es probable que estas tendencias no la veamos inmediatamente en estas latitudes y que, en los países de la región, tengamos que tolerar muchos años más a empresas alimentarias buscando imponer alimentos "basura" sin que nadie les marque la raya. Aunque es cierto también que el universo de las empresas no es homogéneo y que hay muchas de ellas que sí quieren formar parte de un nuevo modo de alimentación, más acorde a lo que la ciencia y la experiencia en general define como adecuado.

3 Motores del cambio

Si bien la posición dominante de las grandes empresas alimentarias y su alta inversión publicitaria les permite seguir condicionando a consumidores que aún tienen mucho por aprender, ya se visualizan claramente 3 focos que muestran avances en la motorización de cambios en el sistema alimentario actual. El objetivo buscado es el de instrumentar cambios para que prime la responsabilidad social y ética de las empresas, un mayor interés y participación de los consumidores (en la definición de lo que están comiendo), y la presencia regulatoria del sector público. Estos son los 3 motores del cambio que se observan:

1. Consumidores Inteligentes: cada día hay más personas ávidas por estar más y mejor informadas respecto de lo que comen. Sus decisiones están marcando nuevas tendencias de consumo, demandando productos cada día más saludables y generando conocimiento colectivo a través de su interacción.

2. Activismo Alimentario: más allá de que muchos de estos movimientos son reactivos más que propositivos, van logrando tomar poder público y seguidores. En muchos temas han alcanzado imponer sus "causas" mostrando una fuerza de lobby sin precedentes.

3. Tecnologías Inteligentes: Por la propia dinámica de estas tecnologías y su rápida apropiación por parte de las nuevas generaciones, los consumidores van equiparando poder de acción, aún cuando dispongan de escasos recursos económicos. En estos espacios las empresas están "fuera de juego" y sus modelos de comunicación anticuados son rápidamente desenmascarados.

Todo cambia. Y afortunadamente llega el turno de una de las experiencias humanas que mayores daños ha causado al planeta y a quienes lo habitamos.

Dr. Fernando Valdivia / Email: fv@fernandovaldivia.com / Sitio Web: www.fernandovaldivia.com


 

El principio del fin de la industria alimentaria que conocemos
Por Dr. Fernando Valdivia
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-