InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 22/ene/2018 - 11:13
Edición Digital
31 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del sábado, 25/nov/2017.
El estado actual de las Fuerzas Armadas Argentinas
Por Alejo Sarna



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Alejo Sarna

El proceso de declive de las Fuerzas Armadas Argentina viene luego de lo que fue el horror cometido por estas en materia de derechos humanos en la última dictadura militar, aplicando la Doctrina de Seguridad Nacional basada en la noción de conflicto total y permanente propio de la Guerra Fría, previendo la posibilidad de un enemigo propio interno, y que concluyó con el desastre político, militar y diplomático que fue la Guerra de Malvinas donde se dejó al descubierto que las Fuerzas Armadas, abocadas a la represión interna, resultaban ineficaces para defender la soberanía nacional, bajo el mando de una conducción inoperante.

Con el regreso a la democracia y la asunción de Raúl Alfonsín, se modificó la doctrina de las Fuerzas Armadas que significó el control civil y político de las fuerzas en el marco de la nueva Ley de Defensa Nacional. Consecuentemente, y con motivo de evitar cualquier intento de insurrección que desestabilizara la aún frágil democracia, las Fuerzas Armadas sufrieron un debilitamiento política que se materializó en un gran desprestigio frente a la opinión pública pero que también tuvo como consecuencia los recortes en sus recursos como lógica de desguace del poder militar. Esta visión coyuntural resultó de un consenso de todas las fuerzas y dirigencias políticas de aquel entonces que solo pedían democracia.

Durante la década de los ´90, en épocas del menemismo, este consenso de mantuvo en la clase política y se profundizó a partir de lo que fue la relación Argentina con los Estados Unidos denominada de "Relaciones Carnales", donde se fomentó un desarme de las Fuerzas Armadas (donde por ejemplo se desmanteló por mandato norteamericano el misil balístico "Cóndor", el cual estaba a la vanguardia del desarrollo tecnológico militar en la región) y donde producto de las políticas de privatización, se desmantelo el complejo industrial militar nacional que era el más desarrollado de la región. El complejo industrial de Fabricaciones Militares que contaba con catorce establecimiento además de diez sociedades industriales, hacia fines de los ´90, y tras un agresivo proceso de cierre y ventas, solo cuatro establecimiento se sostenían. La Fábrica de Argentina de Aviones en la década de los ´90, corrió la misma suerte. Siendo la primera en América Latina, se entregó en concesión a l conglomerado estadounidense Lockheed Martin en 1995 en el marco del proceso de privatización dedicándose no más a la fabricación sino solo al mantenimiento. Por su parte, el Complejo Industrial Naval que agrupa al Astillero Naval Almirante Storni y TANDANOR, el cual sufrió las políticas de privatización en 1991 y quebró en el año 2000.

Esto cambia a partir de 2003 cuando producto de la recuperación económica y del inicio del proceso de reindustrialización, se comenzó a recomponer el complejo industrial bajo la concepción de que para la Argentina, en lugar de ser solo un importador de armamentos, le era mucho más beneficioso el desarrollo de la industria nacional de estos ya que se fomentaba la creación de puestos de trabajo a la vez que se podrían desarrollar nuevas tecnologías estratégicas beneficiosas para el desarrollo nacional. Fue así que en contraste con lo que ocurrió en los ´90, desde 2003, se recuperaron en creciente volumen las capacidades históricas de Fabricaciones Militares a la vez que se desarrollaron nuevas, acordes con las exigencias del contexto actual, como la unidad productiva en José de Jáchal; San Juan. También se encaró desde Fabricaciones Militares a partir de 2003 una serie de proyectos que para desarrollar el diseño y producción de vagones de trocha variable y otros componentes la recomponer la industria ferroviaria. Además, para brindar una solución logística al Tanque Argentino Mediano, se comenzó la ejecución de un proyecto de que incluye el diseño, análisis y producción de municiones para el tanque. Y por último, se acordó la conformación de una alianza estratégica con el Ejército Argentino y le EMCO para emprender la producción seriada de los sistemas aeronavales no tripuladas Lipán y P35, desarrollados por la dirección general de Investigaciones y Desarrollo del Ejercito. En 2009 el Ministerio de Defensa Adquirió las acciones de la firmas estadounidense que tenía la vieja Fábrica Argentina de Aviones y creó la nueva Fábrica Argentina de Aviones que junto a un acuerdo de cooperación con el Gobierno de Brasil, junto a la empresa brasileña Embrear, se suscribió un contrato para la construcción de una aeronave de transporte mediano con capacidad de carga de 21 toneladas y de abastecimiento de combustible en vuelvo, el KC-390. Y TANDANOR, parte fundamental del Complejo Industrial Naval Argentino, fue recuperado definitivamente en 2008 para el Estado Nacional cuando el Ministerio de Defensa probó las graves irregularidades en el proceso de privatización. A partir de ahí más de 800 barcos fueron reparados y la facturación acumulada ascendió a los dos mil millones de pesos el cual el 38% corresponden a buques extranjeros. Entre sus logros esta la construcción de un remolcador para la Armada Argentina luego de casi 30 años sin que se construyera un buque nuevo. Y la construcción de un buque Swath para el Servicio de Hidrografía Naval. Por primera vez en América Latina se realiza la reconstrucción total de un buque rompehielos lo cual implica la reconstrucción de alta tecnología y desarrollo de nuevas capacidades. Y se creó en CINAR la agencia de Submarinos, planteada la necesidad de realizar las reparaciones de media vida del ARA San Juan, hoy desaparecido.

Este proceso, si bien no solucionó circunstancialmente el estado de deterioro de las Fuerzas Armadas, si recuperó su capacidad productiva e inició un proceso de recomposición de la producción nacional que con el sostenimiento en el tiempo generaría nuevamente que nuestro país se reubicara en el contexto global desde una posición estratégica como una potencia regional en materia de producción militar. Los abultados presupuestos no sirven de nada en materia de defensa, si no se tiene un visión multidimensional de la cuestión armamentista en donde está la provisión de armamentos de última generación para el cumplimiento de la misión de las Fuerzas Armadas pero donde también está el aporte al desarrollo industrial nacional y de tecnología de vanguardia que tal como sucedió con internet en Estados Unidos o el sistema de GPS, luego sirvieron para mejorar la vida civil.

Hoy, bajo el Gobierno de Cambiemos, este proceso de recuperación del complejo industrial militar nacional ha quedado trunco y ha sido víctima del desfinanciamiento de los diversos programas de desarrollo y producción que hacen a la continuidad de estas políticas tan necesarias para el desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas que cuentan con Malvinas como su principal hipótesis de conflicto, como así también al desarrollo de la industria militar nacional para abastecimiento interno y para la exportación


 

El estado actual de las Fuerzas Armadas Argentinas
Por Alejo Sarna
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net