InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 17/jul/2018 - 22:20
Edición Digital
13 ºC
Cubierto con lluvias
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 26/nov/2017.
Más allá de las calorías (Parte I)
Por Dr. Fernando Valdivia



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Fernando Valdivia

Pese a estar en la era de las comunicaciones, la influencia que el saber colectivo tiene en nuestras vidas nunca ha sido tan endeble como en los últimos 40 años, en los que las personas no paran de engordar, enfermarse a causa de la mala alimentación y malgastar dinero en alimentos absurdamente alejados de nuestras necesidades.

Dietas y más dietas que implican gastar dinero sólo para verse más delgados por un tiempo, para luego volver a la situación de origen, cuando no peor. Y todo eso, en un contexto en el que la cuarta parte de la población mundial pasa hambre. El sometimiento de millones de personas a la tiranía de las calorías es una batalla perdida de antemano, ya que hoy se sabe a ciencia cierta que los intentos de perder peso a través de dietas nutricionalmente restrictivas están condenados a fracasar. Sin embargo, obstinadamente, en ese camino nos encontramos.

Es verdad que los alimentos que consumimos definen en gran medida cómo será nuestra calidad de vida y muchos de los aspectos de nuestras dolencias presentes o futuras. No estoy poniendo en tela de juicio la relación que tiene la alimentación con la salud, sino todo lo contrario. Lo que cuestiono es la centralidad de "la caloría" en casi todos los enfoques que abordan la presente epidemia de obesidad. Y aún más allá, cuando las personas, sin ser obesas, deciden ponerse a dieta persiguiendo patrones estéticos que solo pueden ser parte de las revistas de moda.

La nutrición se basa en la falacia de las calorías

El razonamiento de pensar en calorías sería el siguiente: Si las calorías determinan el problema de sobrepeso y la obesidad, las soluciones tendrían que venir por intermedio de un control estricto de la cantidad de calorías consumidas. O, en el mejor de los casos, en la búsqueda del balance energético que resulta de las calorías consumidas menos las calorías gastadas. En cualquier escenario, la solución sería "ponerse a dieta". Y algo de ejercicio. Siguiendo esta lógica, afrontar el problema global de la epidemia implicaría el sometimiento masivo de millones de personas a dietas restrictivas sobre la base de alimentos milimétricamente calculados y balanzas para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Todos seríamos enfermos a ser "tratados nutricionalmente" y la base de operaciones estaría en algún laboratorio de análisis clínicos.

Cuando desarrollé el Modelo de Alimentación Inteligente, las primeras preguntas que me formulé frente ese razonamiento basado en contar calorías fueron las siguientes: ¿Por qué suponer que las calorías son la causa y no la consecuencia de un problema aún mayor, anterior y más complejo en sus variables intervinientes? ¿Por qué no pensar que las calorías son el efecto de un problema más complejo? y ¿Es necesario someterse a rigurosas restricciones que nos privan de una experiencia alimentaria más natural y que integre nuestra historia social, cultura y tradiciones?

Si hasta hace tan solo unas pocas décadas el sobrepeso no constituía un problema de salud pública, algo anterior y más profundo debía ser la verdadera causa. Y claramente la historia de la alimentación nos muestra cambios drásticos en nuestro modo de alimentarnos hace justamente medio siglo. Es en ese momento cuando la industria alimentaria entra en una fase superior y donde nosotros, como especie, dejamos en sus manos las decisiones respecto de qué comer. Nuestra alimentación cambió adaptándose a la nueva oferta de alimentos y comidas, altamente procesados sobre la base de grasas, harinas, azúcar, sal y leche. Todos ellos de baja calidad nutricional y con muy alto poder de saciedad. El problema, como muchas veces en la historia, no era del chancho sino del que le daba de comer.

Más allá de las calorías

El problema de fondo no eran las calorías sino la diversidad alimentaria perdida. Es el achicamiento de la cantidad de especies que utilizamos la verdadera causa que trajo como consecuencia el incremento en el consumo calórico muy por encima de las necesidades diarias. Y será solo recuperando esa diversidad que tendremos la posibilidad de retomar los caminos de una alimentación saludable, placentera y de calidad. La evidencia es muy clara: de 400 especies que en promedio consumíamos hace tan solo 10.000 años, nuestra dieta actual utiliza tan solo entre 15 a 20. Con el agravante que mencioné antes: su gran poder de saciedad, que hace que quede menos lugar para la ingesta de alimentos saludables, como frutas, verduras, carnes y legumbres. No cambió nuestra biología sino el modo de alimentarnos. Es todo.

Muchas veces las soluciones son más sencillas y obvias que lo que creemos. Y están al alcance de cualquiera, porque llevar una alimentación inteligente permite ahorrar la mitad del presupuesto alimentario en comparación con el que se requiere para seguir el tedioso camino de las dietas.

Dr. Fernando Valdivia / Email: fv@fernandovaldivia.com / Sitio Web: www.fernandovaldivia.com


 

Más allá de las calorías (Parte I)
Por Dr. Fernando Valdivia
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net