InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 23/ene/2018 - 01:24
Edición Digital
24 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 03/dic/2017.
Necesidad y urgencia
Por Arq. Jorge Bader



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Jorge Bader

En el año 1998 a dos años de la incorporación en la legislatura porteña del precepto que el desarrollo de la ciudad debía basarse en un plan de ordenamiento urbano ambiental, el diario Clarín en su columna de Opinión Editorial publicaba una crítica sobre el retardo en la reglamentación y puesta en marcha de este plan. Decía el artículo:"Todavía la ciudad de Buenos Aires carece de plan urbano ambiental, lo cual es particularmente preocupante dadas las importantes obras que se encuentran en vías de realización. Varios meses atrás se debatió una propuesta de reforma al Código de Planeamiento Urbano. La discusión que se desarrolló entonces mostró aspectos cuestionables del proyecto pero, sobre todo, dejó en claro la necesidad de avanzar primeramente en la formulación del plan urbano ambiental. Sin embargo, parece que habrá que esperar aún más hasta tanto se conforme el nuevo conjunto de disposiciones en materia urbanística. Esto es preocupante, ya que significa que se sigue sin criterios amplios, a largo plazo y con la vista depositada sobre la ciudad que se quiere que sea Buenos Aires. Con esta relativa ceguera se llevan adelante importantes obras que comprometen la capacidad orientadora y promotora del futuro plan urbano y ambiental. Dicho plan debe constituir la ley marco a la que se ajustarán el resto de la normativa urbanística y las obras públicas. Así lo estableció la Constitución porteña y, dada la trascendencia de tal norma, dispuso que fuera elaborado con participación de las entidades académicas, profesionales y comunitarias, y que se aprobara mediante el procedimiento de doble lectura y con el voto de la mayoría absoluta del total de los miembros de la Legislatura. Estas características dan cuenta de la relevancia del Plan y también de la necesidad de que se proceda a su discusión y sanción. Se trata de una herramienta prioritaria para el Gobierno de la Ciudad en el sentido más extenso, vale decir, para ir conduciendo a la urbe hacia el modelo al cual aspiran sus vecinos". Lo que predico habitualmente es nada más y nada menos que esto que la ciudad de Buenos Aires planteó hace ya algunos años. Al parecer la ausencia de plan y la falta de compromiso con el debate público de los lineamientos de esa ciudad creada colectivamente no son solo un problema de las ciudades intermedias como la nuestra. Indudablemente es un mal general. Pero lo que es más grave es que en al año 2007 es decir 11 años después de aquella incorporación en la Constitución Porteña del necesario Plan de desarrollo urbano, el mismo diario Clarín en la misma columna de opinión y casi con el mismo título, volvía sobre el tema lamentándose nuevamente de la falta de un plan consensuado y la política de parches sobre las reglamentaciones obsoletas o desactualizadas. Me permito extractar de este artículo editorial de opinión del 16/08/2008 las partes que encuentro pertinentes a nuestra realidad urbanística."La ausencia de definiciones urbanísticas ha ido provocando severos desajustes en la dinámica de la Ciudad……los cuales deben corregirse a través de una política de largo plazo, que oriente de un modo razonable las construcciones privadas y las obras públicas en todas sus materias, en especial servicios, medios de comunicación y espacios verdes y públicos..El instrumento apropiado para cumplir esa función es el Plan Urbano Ambiental, previsto por la Constitución porteña de 1996 y todavía sin sanción legislativa. La ausencia de un Plan Urbano hizo que se oscilara entre una especie de todo vale y la imposición de restricciones en base a razones de emergencia. En cambio, el instrumento previsto en la Constitución es la instancia adecuada para orientar el planeamiento urbano……. El proyecto, elaborado por expertos y organizaciones civiles, recibió diversas críticas, entre ellas la de ser un catálogo de buenas intenciones. Otros, en cambio, destacaron que refleja el nivel de acuerdos y definiciones que hoy son posibles…..Aunque el instrumento no resulte el ideal, el estado de la Ciudad exige una brújula que oriente las previsiones de edificación privada y de obras públicas. Sin esta pauta, las asimetrías y los padecimientos de los vecinos pueden ir en crecimiento. La Ciudad sigue sin contar con un Plan Urbano, lo cual ha provocado severos desajustes en su crecimiento". No se trata acá de analizar como cierra esta historia de la ciudad de Buenos Aires sino de reflejar un escenario similar donde nuestra planificación está en crisis, y queda reducida a la aplicación de un Código lleno de observaciones, que no goza de un consenso general, que la mayoría de la población desconoce (incluyo en esa población a muchos políticos) y que las organizaciones intermedias no incorporan para si ya que les resulta simple letra fría en muchos casos contrapuesto a las posibilidades potenciales de desarrollo sectorial o general. El plan urbano es un instrumento de la voluntad colectiva. Pongo de manifiesto esta opinión hoy que nuevamente estamos haciendo un renovado esfuerzo de diagnostico urbano (Y van cuantos?) a través de esta propuesta del BID que lleva adelante la Agencia de Desarrollo con técnicos de Nación, y escasa participación local a pesar de las habituales reuniones de información disfrazadas de talleres participativos.

Es probable que desde el punto de vista estadístico o cuantitativo poco podamos aportar ya que no tenemos acceso a esa información, pero sí, podemos observar que quienes tienen acceso solo obtienen informaciones parciales en algunos casos de carácter general y en muchos casos desactualizada. Y todos sabemos que si los datos de ingreso son deficitarios, parciales o erróneos las conclusiones no habrán de ser satisfactorias. Y acá bien mi observación más critica. Hace años que vengo insistiendo en la necesidad de convocar y debatir en el seno del Concejo Urbano Ambiental local sobre nuestros criterios urbanos, y hace años que insistimos desde distintas entidades en generar un centro de estadísticas locales, al menos para la construcción de indicadores que puedan revisarse periódicamente y constituyan un instrumento para la creación de políticas públicas en el ámbito urbano. Si algo de esto se hubiera hecho hoy tendríamos al menos una serie de informantes claves organizados y un conjunto de datos referenciales medianamente valorables y razonables con lo cual, cualquier intento de diagnostico seria simplemente un trámite mas dinámico y no un nuevo esfuerzo ciclópeo, lleno de baches y con muchas incógnitas.

En 1939, en la ciudad de La Plata, el prestigioso ensayista y filósofo español Jose Ortega y Gasset decía "¡Argentinos, a las cosas!". Esta elocuente frase se adecua a esta situación. Tenemos muchos diagnósticos hechos y seguimos diagnosticando y pocos de los proyectos o casi ninguno de ellos se han cristalizado como obra en la ciudad. Basta recordar el famoso camino del pie del barranco, del cual ya hable varias veces y que es un emergente del plan estratégico frecuentemente debatido. No me niego a la actualización de diagnósticos pero creo que nos falta mucha capacidad de gestión para transformar lo dialectico en hechos concretos.

Arq. Jorge Bader - Matricula CAPBA 4015


 

Necesidad y urgencia
Por Arq. Jorge Bader
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net