InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
domingo, 18/feb/2018 - 22:50
Edición Digital
25 ºC
Muy nuboso con lluvias
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 31/dic/2017.
Finalmente
Por Arq. Jorge Bader



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Jorge Bader

Después de predicar durante los últimos dos años respecto de la importancia de convocar al Concejo Urbano Ambiental y abrir el juego participativo para evaluar las modificaciones al Código de Planeamiento y debatir políticas públicas de planificación física territorial sin ningún eco por parte del gobierno local, el Concejo Deliberante a instancia de las críticas y observaciones que recibió respecto de la propuesta de ordenanza reguladora de nuevas alturas edilicias y otros temas, terminó interpretando que sin ese instrumento es imposible darle validez a ningún intento de modificar el statu quo actual en el ámbito de la reglamentación urbanística. Así lo expresa en su planteo del pasado miércoles, y se ve reflejado en la nota de prensa del jueves pasado en este mismo diario "El Concejo Deliberante sesionó este miércoles por última vez en el año, en una sesión extraordinaria que al final no contó con los proyectos claves que habían originado su convocatoria: un día antes, los debates por el límite en la altura de los edificios y rezonificaciones se patearon para el mes próximo. Sucedió que el martes, en comisión plenaria, los concejales consensuaron convocar al Consejo Urbanístico Ambiental para que se expida sobre estos proyectos.

El mismo Código de Ordenamiento en vigencia prevé que cualquier modificación a su normativa debe ser evaluada por dicho cuerpo. Aun así, el Gobierno intentó pasar los cambios de manera exprés, lo que terminó en lo que puede resultar el primero de muchos desencuentros en el HCD si no logra tender nuevas alianzas y asegurarse más apoyo". Con motivo del tratamiento de esta ordenanza que fue presentada sin cumplir con este requisito y según mi criterio en forma extemporánea y sin la profundidad de análisis que el tema amerita, hice llegar a los Concejales de distintos colores políticos mis observaciones técnicas y de procedimiento. No quiero ahondar aquí en temas específicos ya que pueden resultar tediosos y quizás aburridos, pero si me interesa observar las cuestiones metodológicas y de oportunidad. Modificar el Código no es una simple cuestión voluntaria de los pareceres de algún funcionario de turno. Es algo que afecta a la comunidad.

De hecho ya estamos pagando el alto precio de la falta de participación objetiva en la confección de la última modificación que nos dejo regalos inexplicables como el dislate de las cocheras o la cuestión de las alturas y densidades no coordinadas o la cuestión arbitraria de sectores con distintos criterios sin respeto por el perfil urbano consolidado, o la destrucción de sectores con improntas históricas afectados a la construcción de presentes griegos fuera de escala, entre otras cuestiones algunas de ellas de mayor gravedad como la falta de previsión de desarrollo de infraestructuras acorde a las densidades propuestas o el caso de la reglamentación del Arroyo de la Cruz, o las extensiones urbanas.

Esta lista no agota los temas, y son varios los proyectos que se ven alcanzados por las adecuaciones reglamentarias que deben estudiarse en el seno de este cuerpo colegiado. Por esto es que no podemos permitirnos que se repita un avasallamiento de la ciudad sin el debido análisis. A esto agrego algo. Cuando recién empezó este gobierno envié un documento advirtiendo de todos estos temas y sobre todo poniendo sobre la mesa la cuestión del siempre ausente y anhelado Plan Director de la ciudad sobre el cual se dieran después las adecuaciones reglamentarias. Una de las respuestas más sorprendentes en ese momento fue que no parecía prudente tomar la cuestión del Código como prioritaria ya que hacia poco se lo había reformado. Es decir que si seguimos esta línea argumental tendremos por cierto que si se aprueba este planteo sin fundamentos lógicos lo que habrá de suceder es que por varios años más no tomara estado deliberativo ninguna cuestión del planeamiento de Campana. Y esto no solo me preocupa sino que me asusta porque sella nuestro destino a la suerte que venimos teniendo desde hace añares, o sea, reformar el código cuando algún interés privado con fuerza de lobby suficiente lo pone sobre la mesa y moviliza a la inquietud gubernamental. Y los hechos históricos abonan mi planteo.

Por ello creo que la sabia decisión de dar un paso hacia la concertación en el Concejo Urbano es un paso positivo para que en ese ámbito se pueda explicar a los señores decisores que la planificación de la ciudad no es un simple problema de alturas límite sino algo más profundo que pauta cuestiones de vida en las sociedades. Ahora bien, cual es el Concejo urbano que se habrá de convocar. Y aquí hay otra cuestión interesante. El grado de especialización en temas de Planeamiento que se exige a la luz de las legislaciones territoriales implica un desafío que excede el voluntarismo político. En el acta original de los debates sobre la modificación del Código consta una presentación que hice personalmente al entonces Secretario de Obras el 12 de abril de 2011 y cuyo texto transcribo parcialmente ya que es bastante extenso: "El mecanismo de planificación se basa en la discusión de la ciudad en forma permanente porque la dinámica actual supera la voluntad de los funcionarios y es más vertiginosa que la velocidad de adecuación de las reglamentaciones. Por eso un código tiene la tendencia a convertirse en obsoleto rápidamente, por lo cual es bueno ver las experiencias comparadas, donde en las ciudades europeas la planificación se organiza en oficinas comunitarias de debate permanente, que proponen reglamentaciones de coyuntura y decisiones sociales consensuadas. Es decir que el planeamiento no es un código sino un continuo debate de las fuerzas vivas de la comunidad, las entidades barriales, y los factores de poder económico.

Por eso la propuesta del observatorio urbano, no se agota en un cuerpo consultivo cuyo nombre ya preanuncia su carácter no vinculante. El observatorio urbano es una entidad colegiada, gerenciada, que nuclea a todas las entidades con interés en la sociedad que debate las circunstancias que importan al desarrollo y sugiere las observaciones técnicas a la reglamentación vigente. Que tiene un calendario de actividades y una agenda de prioridades, que trabaja diariamente y que se aboca a proyectar el futuro anticipando las circunstancias que podrán requerir una adecuación reglamentaria. El modelo de ente de planificación , observatorio, consejo urbano ambiental, o como se decida llamarlo, es en realidad un cuerpo independiente, gerenciado, con una mesa directiva de entidades rotativas en el cargo que tiene la posibilidad de autoconvocarse, y que deba administrar una agenda de temas de debate e información pública de modo que el código sea una verdadera creación colectiva pero también resulte apropiado para la comunidad y defendido por la legitimidad que le adjudica el consenso público". Y este texto que aun está vigente pone de manifiesto que el Concejo urbano tal como se lo constituyo en el Código actual nada tiene que ver con esta propuesta democrática y participativa, sino que es un ente controlado por el municipio, constituido por una mayoría de funcionarios incluso de áreas que nada tienen que ver con el Planeamiento territorial y con una minoría de entidades externas, con carácter no vinculante y con poca operatividad lo cual queda claro a la luz de la historia ya que se reunió 4 veces y nunca pudo constituir una agenda operativa porque los debates se daban por cerrados con la mayoría simple de empleados municipales que votaban lo que el decisor publico decía.

Esto nos hizo replantear a muchos de los que participamos como invitados, cual era el verdadero rol de nuestro esfuerzo personal, y finalmente nos fuimos cada uno a su casa y fin de la historia. O sea que un ente inoperante, que solo promueva el gatopardismo con el objeto de simplemente cumplir una formalidad no habrá de ayudar mucho y nuevamente cosechara criticas en la implementación de un plan urbano. Por eso quiero terminar el año con un llamado a la reflexión de nuestros legisladores que tan buen tino han demostrado al consensuar el procedimiento lógico para revisar la planificación. Por favor, establezcan las reglas de juego claras y replanteen la conformación de un cuerpo de deliberación sobre el plan urbano acorde a la seriedad del tema. Con este deseo más los infaltables augurios de felicidad recibamos el nuevo año con alegría, que siempre es bueno renovar las esperanzas.

Arq. Jorge Bader - Matrícula CAPBA 4015


 

Finalmente
Por Arq. Jorge Bader
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net