InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
jueves, 18/oct/2018 - 02:16
Edición Digital
17 ºC
Parcialmente nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del jueves, 18/ene/2018.
El Rincón de Aléthea:
El humo de las invocaciones
Por Angela Monsalvo



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



"Oh Gran Espíritu, cuya voz oigo en el viento y cuyo respiro da vida a todo el Universo. Óyeme, soy pequeño y débil, uno de tus muchos hijos. Déjame pasear en la belleza y permite que mis ojos siempre puedan contemplar el rojo y el púrpura de la puesta del sol. Haz que mis manos respeten las muchas cosas que tú has creado y agudiza mis oídos para oír tu voz. Hazme sabio para comprender todas las lecciones que tú has escondido detrás de cada hoja y de cada roca. Dame fuerza no para ser más fuerte que mi hermano sino para luchar contra mi peor enemigo: Yo mismo. Y hazme siempre listo para ir ante Ti con las manos limpias y la mirada recta para que cuando la luz se desvanezca como se desvanece la puesta del sol, mi espíritu pueda llegar a Ti sin ninguna vergüenza."  --Oración de los Indios Sioux.

Los pueblos algonquinos originarios de las Grandes Llanuras de América del Norte, los Pawnee, los Sioux y entre éstos los Chanumpas, eran nómades. Ésto se debía a la persecución de las manadas de búfalos salvajes, que por aquel entonces abundaban en la región.

La actividad de su caza para ellos era de suma importancia pues, no sólo la carne faenada alimentaba a la tribu, sino que con sus pieles se cubrían el cuerpo en los rigores del invierno y la empleaban para armar sus tiendas.

Las familias formaban clanes gobernados por un jefe elegido entre los guerreros más valientes; con el correr del tiempo a estas agrupaciones humanas se les dio el nombre de tribus y a su jefe cacique.

Entre las tradiciones de estos pueblos originarios, que más asombraron a los europeos que entraron en contacto con dichas culturas, fue el rito del "calumet" o "pipa de la paz", (la caña con que se fumaba), "calumet", es un término de origen francés. Quiénes lo hacían eran los adultos que se reunían alrededor de un fuego. La pipa era cargada con hojas de tabaco machacadas, que al estar verdes no sólo despedían mucho humo de olor desagradable, sino que era muy amargo. En el trabajo artesanal que desarrollaban para la confección del "calumet", mostraban las cualidades de carpintería y tejido que poseían.

Este acto tenía un simbolismo de gran importancia ya que, el "fumar" la "pipa de la paz", permitía que se establecieran relaciones pacíficas entre quiénes se encontraban convocados a las Reuniones del Consejo generalmente caciques de otras tribus. En otras oportunidades se reunían para resolver situaciones inherentes al propio pueblo, como ser: problemas de familia, el trabajo, celebrar tratados, acuerdos de confraternidad entre tribus o individuos; también se tomaban decisiones acerca de la guerra, la política o el arribo de algún personaje importante.

A veces el acto de fumar aquella "pipa sagrada", también significaba establecer un lazo especial con las divinidades.

La ceremonia era iniciada por el anfitrión, quién luego de aspirar el humo, lanzaba bocanadas del mismo hacia el cielo, a los cuatro vientos y por último a la tierra, invocando de esta forma al mundo divino como al humano. Luego hacía circular la pipa entre sus congéneres, de esta forma pedían ayuda al "dios de la pradera", conocido también como "el pájaro del trueno".

En otras oportunidades la ceremonia se revestía de un ritual mágico, se empleaba el "calumet" como medio de relación directa entre el chamán (brujo o hechicero), al que se suponía que disponía de un poder sobrenatural que le permitía comunicarse con los espíritus que gobernaban el mundo supraterrenal y que al convocarlos podían curar enfermedades, predecir el futuro, solicitar a los dioses lluvias y tiempo propicio para asegurase las cosechas y con ellas el buen porvenir de la tribu.


 

El Rincón de Aléthea:
El humo de las invocaciones
Por Angela Monsalvo
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-