InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
domingo, 18/nov/2018 - 05:11
Edición Digital
11 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 21/ene/2018.
Palabras y Significados
Por Arq. Jorge Bader



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Jorge Bader

La radio como bien se sabe era la mejor compañera de los estudiantes, al menos de Arquitectura, y luego, antes de internet y Spotify, era también la compañera de trabajo.

Hace unos cuantos años atrás Manuel Rey Millares, un odontólogo mediático, afecto al arte, lingüista y filósofo de lo cotidiano, que analizaba entre otras cuestiones, la raíz de las palabras y las cuestiones de nuestro idioma, tenía un programa de radio. Siempre recuerdo su fervor por entender los conceptos que encierran las palabras. También me quedó grabado su permanente insistencia en cuestionar ese enamoramiento que producen los términos lingüísticos que a veces no representan el concepto que realmente se quiere enunciar.

Digo esto porque en los últimos días, a raíz de las ordenanzas que pretenden modificar cuestiones territoriales se han incorporado términos doctrinarios que probablemente no nos resulten familiares y sobre los cuales quiero reflexionar. Una de las ordenanzas relacionada con la altura hace referencia al "enrase" de los edificios. Mi visión es que muchas veces nos enamoramos de ciertos conceptos y no hacemos de ellos la verdadera interpretación conceptual que deben tener y a lo cual hacen verdadera referencia.

La doctrina del enrase como recurso urbanístico es una acción que surge en las ciudades donde por las sucesivas intervenciones urbanas, quedan circunscriptos por edificios de altura, viviendas o construcciones remanentes que discontinúan el perfil que la zona pudo haber adquirido. Sin entrar a analizar en qué casos corresponde, o las particularidades del "enrase" como estrategia de vinculación de alturas diferentes o similares, el concepto ocurre y corresponde cuando tenemos una saturación de la trama que plantea estas discontinuidades y permite pensar en una estrategia de completamiento del tejido urbano con similitudes morfológicas.

Hablar de enrase en Campana es extrapolar conceptos teóricos de otras realidades urbanas. Acá se produce el efecto inverso. Manzanas completas de viviendas bajas, tienen como señal de discontinuidad un edificio que ocurrió según lo establecido por el código vigente, hasta el 2011 y conforme a los parámetros estipulados por la ley 8912 de uso del suelo de la Provincia. Si la doctrina del enrase hubiera sido el espíritu de la reforma de ese código no tenía sentido establecer alturas límite, ya que el perfil urbano hubiera seguido su curso según la oportunidad de inversión y la renovación urbana. La altura limite fue más un recurso apurado para poner un freno a un despegue edilicio, que en Campana, si hacemos historia, tardo casi 25 años en ocurrir.

Entonces el enrase, tal como se interpreta debiera ser a la inversa, donde la tipología edilicia más difundida es la que de alguna forma dicta la norma. No corresponde enrasar, a la altura de una o dos ocurrencias circunstanciales, sino enrasar a la mayoría consolidada.

¿Entonces que vamos a hacer? ¿Demoler los edificios existentes para llevarlos al perfil anterior mayoritariamente consolidado?

Esto me lleva al centro de mi predica habitual. Acá no estamos discutiendo como ampararnos en términos novedosos que nos permitan aprobar un perfil urbano mas densificado, estamos frente a la coyuntura de la discusión de un plan urbano que defina que modelo de ciudad queremos. Si definimos que la ciudad tiene una oportunidad de crecimiento en relación a las avenidas y que estas habrán de ser corredores edilicios con un perfil determinado, ese será el puntapié para definir que codificación le corresponde en todos los indicadores, sean estos condiciones de uso, factores de ocupación, cantidad de habitantes posibles situación de estacionamientos y por ultimo alturas.

Y esto habría de generar al menos una situación de previsibilidad y reglas de juego claras, ya que el planteo de la ordenanza, en cuanto al enrase por simple proximidad o entorno "inmediato" o como se lo quiera considerar es un mecanismo de discrecionalidad que queda sujeto a la voluntad interpretativa de algún funcionario. Es difícil acompañar este concepto así pronunciado ya que no tenemos a la luz de nuestra historia ningún ejemplo satisfactorio de la aplicación de criterios discrecionales. La norma debe fundarse en el plan urbano, y como dice Matus, reconocido planificador urbano, "ese plan urbano, si surge de la comunidad tiene garantizado el éxito".

Y también parafraseando a Matus me permito recordar que la batalla no se libra exclusivamente en un solo frente sino que la lectura de la ciudad es un todo, por lo cual aunque se desagreguen los problemas y se segmenten las soluciones la visión debe ser integral. El problema de la construcción no pasa exclusivamente por las necesidades de los grandes desarrollos urbanos, sino también por las limitaciones impuestas a los pequeños inversores obligados a interponer cocheras improductivas solo por lo taxativo y caprichoso de la norma vigente, que no contempla ni gradualismos ni escalas, o por la redefinición de los conceptos de plantas libres y criterios de cálculo de algunos indicadores urbanísticos, que tienen alguna flexibilidad.

Para romper con la dureza que tiene este artículo, donde resulta difícil hacer amena una discusión de cuestiones técnicas, que pretendo simplificar, quiero contar una anécdota de mi época de estudiante, que en cada encuentro de ex compañeros de Facultad siempre recordamos. Tiene que ver con la utilización de los términos sin su debido análisis y sin la verdadera interpretación de los mismos, tema que dio origen a mi reflexión.

En una reunión de estudio "allá lejos y hace tiempo", nos quedamos sin yerba para el mate. Era tarde, de noche y estábamos reunidos en casa de una compañera. El tío era el cebador oficial. Yo dije "vamos a comprar yerba al kiosko que está abierto toda la noche y queda acá cerca". El tío que era un señor de escasa formación pero con un corazón enorme, que siempre nos hacia el aguante, y que pretendía crecer en su formación, leía el diccionario y buscaba permanentemente la aplicación de sinónimos, pero a las claras sin una interpretación real de los significados. Entonces frente a mis dichos me responde. "Como puede ser que una persona de estudio no se exprese bien, no se dice acá Cerca, se dice acá Vallado". Todos estallamos en risas y la anécdota nos acompaño toda la vida. La lectura sin interpretación de los verdaderos significados en este caso representó la visión inocente de confundir el indicador de proximidad, con la barrera física porque en el diccionario de sinónimos, cerca es obviamente entre otras interpretaciones sinónimo de valla o barrera.

Esa anécdota debe hacernos repensar cuando nos enamoramos de conceptos como el caso del enrase o el completamiento de tejido, ya que esos conceptos hacen referencia a una situación urbana consolidada de características diferentes al perfil urbano actual de Campana, distante de su realidad edilicia, y su aplicación puede resultar en un problema mayor en el futuro.

Arq. Jorge Bader - Matrícula CAPBA 4015


 

Palabras y Significados
Por Arq. Jorge Bader
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-