InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 20/ago/2018 - 10:31
Edición Digital
6 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 21/ene/2018.
La Inteligencia Alimentaria
Por Dr. Fernando Valdivia



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Fernando Valdivia

Decía Bob Dylan que no hay necesidad de entender las palabras para entender la experiencia y que intentar entender el significado completo de las palabras puede destruir el sentimiento de la experiencia como un todo. De eso se trata, también, comprender la esencia de la alimentación. De concebirla en naturalidad, liberándonos de las ataduras que pretenden un control milimétrico de aquello que comemos, perdiendo de vista la integralidad de los procesos de la vida, que son simples.

Para lograrlo es importante diseñar un camino que permita recuperar el control de la alimentación -que hoy está en manos de las industrias alimentaria y médica- y dejar que la naturaleza haga su trabajo, que a veces es más complejo y otras más sencillo, pero que es siempre eficiente y eficaz, como lo ha venido siendo por millones de años. Vale, definitivamente, sostener el viejo dicho de que la vida es realmente simple y los hombres la hacemos complicada.

Un punto de partida fundamental para tener una alimentación inteligente consiste en dejar atrás la obsesión por controlarla mecánicamente. Exactamente lo contrario de lo que nos propone la ciencia de la nutrición y la interminable oferta de dietas y alimentos, tan variados como similares cuando vemos su composición. Aunque suene extraño y desafiante, será solo abandonando el enfoque "medicalizante" de la alimentación que podremos dar solución a los actuales problemas de sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas con los alimentos y la alimentación que azotan a la humanidad y que, por cierto, no registran antecedentes en la naturaleza cuando esta funciona conforme con sus reglas. Y si bien sabemos que son muchos los intereses que se ocultan detrás de la tendencia hacia una alimentación cada día más "controlada", hoy también sabemos que es posible retomar el control de la misma y hacer de ella una herramienta propia y aliada en nuestra búsqueda de una mejor calidad de vida.

En busca de la inteligencia alimentaria perdida

Todos somos portadores de un conocimiento total y absoluto en materia alimentaria. Que hayamos decidido dejarlo en manos de terceros, perdiendo su control y teniendo la sensación de no saber qué hacer con la tierra, en el mercado o la cocina, es algo muy reciente en la historia de nuestra especie. De hecho, hace tan solo una generación cualquier persona conocía a la perfección la oferta de alimentos del lugar en el que vivía, y era capaz de producirla por sus propios medios si tenía el tiempo y las ganas. Una generación en una historia de millones de años no es nada y por esa razón es que sostengo que el conocimiento nos ha sido transmitido y que tan solo debemos ser capaces de activarlo para recuperar nuestra inteligencia alimentaria.

¿Qué debemos recuperar para tener el control de nuestra alimentación?

Hay 3 grandes dimensiones de nuestra vida que es clave "activar" para que aflore ese conocimiento que hoy parece oculto o en "modo inconsciente".

1) Nuestra historia alimentaria familiar: La de nuestros ancestros, especialmente de las últimas 3 o 4 generaciones.

2) Nuestro lugar: Conocer el territorio, para redescubrir la oferta alimentaria en cada una de las estaciones del año, así como sus comercios y sus vendedores.

3) Los sentidos: Para reeducarlos y así dar lugar a su enorme potencial de exploración.

Los tres puntos implican tejer lazos emocionales con los alimentos y la alimentación. Lo contrario a ser matemáticamente dosificado en calorías y nutrientes. Estos pasos son el punto de partida para desarrollar un modelo de alimentación verdaderamente inteligente y personalizado, libre de prejuicios, ataduras y sin esos lugares comunes que solo imponen temor a la comida o la ven en clave medicamentosa.

Debemos reencontrarnos con ese ser primitivo que ya todo lo sabe, porque es el único camino para poder llevar adelante una vida alimentaria saludable y a la vez placentera. Los alimentos deben ser una fuente de inspiración, una oportunidad de contacto con el mundo, de goce y celebración de la vida. Y por supuesto deben servir para estar bien nutridos y que sean un aporte a una vida saludable. Pero de esto segundo se encarga la propia naturaleza si es que decidimos dejarla ocupar su lugar.

Recuperando la diversidad alimentaria

Teniendo como referencia lo redescubierto en los 3 puntos que mencioné antes, podemos ordenar nuestra alimentación con el fin de ponerla en armonía con nuestra historia y naturaleza. Esto permitirá recuperar la diversidad alimentaria perdida -el verdadero problema alimentario- dando lugar a que puedan expresarse normalmente los mecanismos biológicos de regulación de la alimentación, que por millones de años evolucionaron con el fin de dotarnos de la capacidad de aprovechar el entorno en nuestro beneficio, manteniéndonos en un saludable equilibrio.

Dr. Fernando Valdivia / Email: fv@fernandovaldivia.com / Sitio Web: www.fernandovaldivia.com


 

La Inteligencia Alimentaria
Por Dr. Fernando Valdivia
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-