InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
 
Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
sábado, 23/jun/2018 - 10:40
Edición Digital
11 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 25/feb/2018.
100
Por Arq. Jorge Bader



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Jorge Bader

Este es mi artículo número 100 desde que empecé a escribir sobre estos temas del desarrollo urbano local. El objetivo de estas contribuciones es poner sobre la mesa de discusión la cuestión territorial. Una gran parte del desarrollo y crecimiento de nuestra ciudad ha sido espontaneo, y en muchas oportunidades nos hemos subordinado al dictado de las circunstancias aceptando el destino como algo que nos está dado y no como algo que podemos pautar y ordenar según la necesidad social colectiva.

Campana nació como una ciudad estratégica, sea por la explotación agropecuaria industrial o los destinos posteriores de su ubicación como transferencia de cargas o por su origen como una sociedad anónima, o por su planificación urbana como responsabilidad de un trazador influido por la visión afrancesada de la ocupación del suelo. De allí en más las cosas le fueron sucediendo. El desarrollo industrial post crisis del origen agroindustrial, la metalurgia, la energía, la hidrovía, los puertos, la logística, todo constituye una evolución detrás de ese destino estratégico histórico. Todos hemos sido en parte responsables o irresponsables de ese desarrollo evolutivo o involutivo según de qué lado de la vereda elijamos analizarlo. Lo cierto es que la ciudad no puede pautar espontáneamente su desarrollo basado en la circunstancia que el destino le impone. Para eso está la actividad planificadora y la inteligencia aplicada a la evolución deseada. Si hay algo que no podemos negar en esta sociedad tecnológica es que la abundancia de datos y el avance del conocimiento respecto de las cuestiones sociales y urbanas nos dan un marco de referencia ineludible al momento de pensar la ciudad. Por eso en la sociedad del conocimiento resultaría imperdonable dejar librado al destino nuestro desarrollo futuro.

La orientación de estos artículos que reflejan mi pensamiento sobre la cuestión urbana ha sido promover y alentar el debate sobre nuestro destino como ciudad. Ese debate debe darse en diferentes instancias, sean estos ámbitos técnicos profesionales donde pueden verse las cuestiones desde un punto de vista más ¨científico¨ por así llamarlo al debate que se encuadra en fundamentos teóricos y análisis casuístico, y también en el ámbito político donde los ángulos de análisis quizás sean otros. Por eso he insistido hasta el hartazgo en la importancia de un espacio como el Concejo urbano como lugar para expresar las inquietudes sobre el uso del suelo y el modelo de ciudad esperado.

La propuesta que en su momento varios colegas hicimos sobre ese ámbito de trabajo pretendía crear una estructura independiente donde se pudieran fundamentar las cuestiones territoriales, como resulta en innumerables ejemplos en el mundo y algunos exitosos en el país, donde estas estructuras operan como tanques de pensamiento sobre los temas urbanos, que posteriormente se presentan a consideración de los decisores políticos. Lo que se debe interpretar, y aventar el miedo, es que la opinión técnica puede diferir, pero siempre tendrá un rigor basado en 2000 años de historia del urbanismo que los políticos de turno no tienen por qué conocer, y que esa opinión valorizada solo es un punto de partida para un debate que no es propio de ese ámbito técnico instrumental.

Si logramos entender que el Concejo urbano es una herramienta al servicio de los decisores políticos vamos a crecer sin límite en la evolución planificada. Por una simple razón, ninguno de los que se acercan a colaborar van por nada más que la aplicación de cierta racionalidad en las decisiones, y nadie pretende arrogarse la potestad de los resultados. Esa cuestión queda para los que pretendan acercar agua a su molino desde el ángulo político y con la búsqueda de sumar voluntades a su proyecto sectorial. El aporte que se puede hacer desde la matricula profesional habilitada para intervenir en la cuestión urbana es de un alto valor agregado para la formación de los que deben decidir desde otro espacio que no nos es propio. Por eso creo que, pasados los primeros escozores de las reuniones iniciales, propios de lo coyuntural de la convocatoria y el desconocimiento interpersonal de muchos de sus actores, este ámbito del Concejo urbano, a pesar de no ser el ideal, a pesar de estar sujeto a ciertas urgencias que no corresponden a la búsqueda de una verdad más cercana a la realidad que a las necesidades coyunturales del gobierno, a pesar de estar subordinado a una agenda que quizás es más urgente que necesaria, es una estructura valiosa que debe darse su organización operativa y generar un programa de debate más allá de esta urgencia actual.

Y lo quiero dejar plasmado en este artículo porque no puedo abstraerme de tiempos pasados donde una urgencia mueve a prometer futuro y luego de satisfecha esa urgencia el futuro prometido nunca llega. Si pretendemos crecer como sociedad debemos entender definitivamente que la cuestión pasa por la interacción, el debate creativo y la conjunción de ideas a partir de visiones, convergentes o divergentes. Siempre el producto resultante de los distintos puntos de vista debe ser mejor que la visión unilateral y al menos es un producto que pretende dar una solución más amplia y consensuada.

Por ultimo no quiero dejar de mencionar algo que me ocupa. Estas últimas semanas mantuve algunas conversaciones con Alfredo Gulin, columnista económico de este diario. Me importa destacar un aspecto de esas conversaciones, la cuestión urbana implica un necesario impacto económico y ambiental. Es decir que las decisiones territoriales no son una cuestión menor ya que su efecto abarca la totalidad de la gestión del desarrollo. Por eso esta visión integradora implica que un espacio de pensamiento sobre la ciudad debiera abrirse al análisis de las implicancias de esas decisiones desde todos los ángulos posibles. Este punto de vista que se produce por la interacción desde dos espacios de pensamiento distintos tiene un valor fundamental para poner sobre la mesa de debate territorial. Quizás este sea uno de esos ámbitos nuevos para investigar en este camino creativo.

Por Arq. Jorge Bader - Matrícula CAPBA 4015


 

100
Por Arq. Jorge Bader
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net