InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 20/ago/2018 - 12:47
Edición Digital
10 ºC
Despejado
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 12/ago/2018.
Etapas
Por Arq. Jorge Bader



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto


Jorge Bader

Cuando se encara una propuesta de planificar una ciudad o un territorio se plantean varias etapas de acción de distinto compromiso y escala. La primera de esas etapas tiene que ver con la coyuntura. Las acciones inmediatas que es necesario arbitrar con celeridad aun considerándolas paliativos parciales para corregir los temas que por alguna razón no corresponden a la realidad o que han quedado desactualizadas por los cambios sociales o productivos o porque las reglamentaciones vigentes han demostrado su falta de utilidad con el objetivo para el cual se hubieron implementado.

La segunda etapa tiene que ver con el debate público para el desarrollo de un plan urbano que contemple acciones a mediano y largo plazo. Históricamente en los procesos de planificación ha dado resultado este planteo porque las medidas de coyuntura pueden resolver las emergencias y otorgar el margen de acción en tiempos para los planes posteriores de mediano y largo plazo. Por otro lado la realidad es que de no aliviarse la coyuntura, estas ansiedades pueden entorpecer el diálogo de las posteriores etapas necesarias para lograr un verdadero plan urbano sustentable en el tiempo.

Voy a hacer un poco de historia para identificar algunas cuestiones que abonan esta visión teórica. Cuando se puso en marcha el primer código de planeamiento de la ciudad de Campana en el año 1984 por la ordenanza 1812, recién se empezaba a proyectar una descentralización del puerto de Buenos Aires con la hipótesis de la hidrovía, que implicaba dragado y balizamiento del Río Paraná con el objeto de promover la instalación de nuevos puertos. Este tema tan nuevo para el desarrollo económico tenía una escala de carácter supra territorial para cada municipio involucrado. De hecho el Código local y los códigos de casi todas las ciudades ribereñas no contemplaron la posible implantación de nuevos puertos y muchos de los territorios costeros quedaron circunscriptos a reservas territoriales de carácter industrial, agropecuario o simplemente sin una caracterización especifica.

Cuando la hidrovía se instituyó se empezaron a producir los primeros conflictos que obligaban a una acción de coyuntura como la de rezonificar los sectores costeros pero inmediatamente también se puso sobre la mesa la necesidad de ampliar el debate para los planes de mediano y largo plazo. Basta con ver las consecuencias. Como resultado de la creciente actividad portuaria vienen los temas de transporte, accesibilidad, logística y cambio de criterios productivos de la ciudad. Ese debate nunca llegó y hoy tenemos el problema encima.

Sigo con esta historia, con otro ejemplo de lo inmediato y la falta de planes de mediano y largo plazo. Cuando después de muchos años de letargo, se inició una escalada inversora edilicia en la ciudad, empezaron a aparecer edificios en altura en una ciudad que históricamente había sido chata por tradición y donde los pocos edificios de altura se ubicaban en algunos sectores céntricos. Recuerdo algún inmobiliario, comentar con cierto dejo de nostalgia que Zárate tenía mas edificios que Campana, como si esto fuera una competencia por ganar altura.

Bromas aparte, la realidad es que Campana había privilegiado un desarrollo de carácter extensivo más que intensivo en altura. Por la década del 90 la cosa cambio y al aparecer la explotación intensiva del suelo aparecieron los primeros escozores sociales. Los funcionarios de ese momento en una actitud casi cercana al desconcierto, plantearon una reglamentación, de coyuntura altamente restrictiva. Recuerdo que se planteó un periodo en el cual no se admitían presentaciones que superaran determinadas alturas, así nomas lisa, llana y arbitrariamente. Ese periodo intermedio derivó en una modificación de la reglamentación donde apareció una restricción a las alturas edilicias que ya he comentado varias veces, agravado por el desconcierto de un periodo gris de aprobación de la normativa donde nadie entendía cuál era el código vigente, lo cual dio origen a una suma de incoherencias en cuanto a aprobaciones y desaprobaciones. Ciertamente Campana nunca había tenido esta restricción de alturas límite. Zarate si lo había incorporado casi desde el origen de su codificación porque las calles del centro eran de un ancho menor y la preocupación siempre resultaba el asoleamiento de los espacios públicos y los ambientes habitables.

Lo cierto es que el nuevo código vino plagado de nuevas restricciones al desarrollo edilicio alguna inexplicables y otras incoherentes, alturas límite y cocheras sobreabundantes entre otras cuestiones. Al parecer lo único que se terminaba privilegiando era ese mismo desarrollo extensivo de la ciudad que tantos problemas ha traído en cuanto a la provisión de infraestructura, seguridad y accesibilidad urbana. Aquel fenómeno de dispersión que tanto se criticó oportunamente era de alguna forma alentado por la codificación restrictiva del centro urbano.

Finalmente llegamos al día de hoy donde se vuelve a plantear como solución de coyuntura la vuelta atrás en la limitación de alturas en la zona céntrica en atención a que resulta más interesante densificar concentrado, para aprovechar mejor la infraestructura que dispersar en el territorio con las adversidades que ya conocemos. Por alguna razón me surge la imagen de esa publicidad tan actual donde una señorita en alusión al crecimiento de la mascota elegida por su pareja, le canta a su novio "Te lo dije", con la diferencia que ella termina diciendo "y me lo voy a callar", cosa que yo no estoy dispuesto a hacer.

Lo objetivo es que la reforma de lo inmediato en el tema de las alturas es insuficiente para aliviar el peso de un código casi abstracto en relación con la realidad de las necesidades de la ciudad hoy. Tanto las alturas, los indicadores, la zonificación y las limitaciones de patios, fondos de manzana, líneas de frente interno y cocheras son un tema de necesaria revisión, tanto del aquí y ahora para abrir el juego, como de mediano y largo plazo para entender la evolución local. Basta con observar que la ciudad esta viviendo una suma de propuestas de fuerte expectativa productiva con algunos nuevos y otros no tan nuevos enclaves industriales y portuarios.

En este contexto ya no va quedando mucho más margen para iniciar de una vez por todas en trabajo de fondo de un plan de desarrollo integral donde se genere el tan demandado debate urbano. Si esto no se da, tendremos nuevamente paliativos parciales y de escasa sustentabilidad en el tiempo, y dentro unos meses estaremos nuevamente discutiendo estas cuestiones. No entiendo por que a nuestros dirigentes, les cuesta tanto ponerse el traje de estadistas y ver más allá de su escaso espacio temporal, entendiendo que la ciudad es una creación colectiva y que va a seguir existiendo por mucho más de su limitado periodo operativo. Quizás por eso es así como nos va.

Arq. Jorge Bader - Matrícula CAPBA 4015


 

Etapas
Por Arq. Jorge Bader
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-