InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 24/sep/2018 - 19:36
Edición Digital
17 ºC
Nubes dispersas
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 16/sep/2018.
Problemas y Soluciones Alimentarias:
¿Qué pasa cuando hacemos dieta en primavera?
Por Dr. Fernando Valdivia



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Fernando Valdivia

¿De dónde sale esta pregunta? Recapitulemos lo que planteamos las últimas dos semanas: Dijimos primero que debido creencias y a recomendaciones de algunos profesionales "desprevenidos", en invierno solemos comer más (creyendo que es necesario comer más) cuando en verdad la naturaleza nos preparó para sobrevivir comiendo menos que en otros momentos de año. La consecuencia: hacia el final del invierno, notamos los kilos extra. La semana pasada, por otra parte, hablamos sobre el fenómeno que suele acontecer en primavera: puesto que los kilos engordados en invierno suelen comenzar a hacerse visibles, la mayoría de las personas se somete a programas de adelgazamiento o de alimentación planificada con la finalidad de perder dicho sobrepeso y verse regio/a. Y también adelantamos que la práctica de "ponerse a dieta" es delirante (ya que contradice todo lo que sabemos acerca de la biología de la alimentación), por lo que está destinada a fracasar en el 100% de los casos. Aun así, sabemos que mucha gente no resiste a la tentación de verse flaco/a antes de calzarse la malla y entonces arranca el camino que lo pone arriba de una balanza. Y si bien es la práctica de la dieta lo que está mal, hay algo aún peor y es intentarla en primavera, ya que este momento del año es el peor para ordenar el peso. La vida tiene previsto para esta estación todas las capacidades de reparación y regeneración (como uno de sus tantos mecanismos evolutivos desarrollados por millones de años). Dicho de otro modo: los ciclos biológicos de todos los seres vivos muestran capacidades superiores en el aprovechamiento de los alimentos en la temporada de primavera. Es decir que, comiendo lo mismo o aún menos, somos capaces de aprovechar de manera más eficiente tanto la energía como los nutrientes de esos alimentos. Por esa razón, para poder ver que la flechita de la balanza se mueva para el lado izquierdo, las restricciones alimentarias deben ser importantes. Tan importantes que será necesario sentir hambre y pasar por momentos desagradables en los que la ansiedad (por comer) y la obsesión (por privarnos de hacerlo) jugarán un partido tan duro como destructivo (para nuestro cuerpo y nuestra mente).

Entonces: ¿Qué pasa si empiezo ahora una dieta para que me entre el vestido a fin de año o para que la panza no sobresalga tanto por sobre la bermuda?

Todos los objetivos son loables, desde ya. Y nadie mejor que cada uno para fijarse aquellas metas que desea alcanzar. Desde esta columna brego para que cada uno de nosotros recupere la autonomía y la capacidad para tomar sus propias decisiones alimentarias. Ahora bien, si decidís tercerizar esta decisión y someterte a una dieta con el objetivo de bajar de peso, te cuento que lo que va a pasar será lo siguiente:

Primera Etapa: Vas a bajar de peso. Probablemente más (y más rápidamente) cuánto más excedido de tu peso normal de encuentres. Las primeras semanas serán de mucha euforia, ya que los resultados serán evidentes en la balanza, y entonces no te importará tanto pasar hambre. Todos en tu entorno lo van a notar y podrás empezar a ponerte ropa que hacía un tiempo no te entraba. El componente "voluntario" del control de la ingesta (que recurre a recursos psíquicos obsesivos) ganará la batalla sobre las manifestaciones de ansiedad. Incluso, hasta es probable que logres sumarle actividad física a la epopeya.

Segunda Etapa: Seguirás bajando de peso, aunque a un ritmo menor. La euforia inicial ya dejará lugar al embole de tener que vivir en un esquema de alimentación calendarizada, con raciones, horarios y porciones calorimétricamente calculadas. Te vas a sentir irritable y angustiado. Nada de lo que comas te resultará gratificante y lo sentirás como un verdadero sacrificio. Pero vas a ver que el objetivo está cerca y que "vale la pena un esfuerzo más", aunque la aguja de la balanza se mueva más lento.

Tercera Etapa: Pasaron 3 o 4 meses desde que empezaste y seguramente bajaste muchos kilos. Quizás no los que el plan de adelgazamiento inicial te indicaba, pero sí los suficientes como para que te veas mas flaco/a, te sientas más cómodo/a dentro de la ropa, puedas pasar las fiestas con "ese" vestido o caminar por la playa con unos abdominales, digamos, razonables. Pero cierto es que pasaste hambre, te privaste de ser parte en comidas familiares o con amigos y tuviste muchas noches de alta "ansiedad oral". Y si sos fumador/a, seguramente fumaste más. Sufriste, pero llegaste a fin de año más o menos como querías. Eventos y vacaciones te tuvieron a la altura de las expectativas (de otros, pero eso es otro tema).

Cuarta Etapa: Se cierra el círculo. Los banquetes de las fiestas y las cervezas y comidas de las vacaciones comienzan a mostrar el camino que tu cuerpo te estaba pidiendo a gritos: más comida. Este camino es el inicio para la reversión del proceso. De acá en más, la aguja de la balanza comenzará a moverse hacia la derecha, para traspasar, incluso, el punto de partida de comienzos de la primavera. Lo llaman "efecto rebote", pero es fisiología básica. Segundo año de la carrera de medicina.

¿Estoy condenado a vivir con sobrepeso?

En absoluto. Es posible y necesario que alcances tu peso ideal y que puedas mantenerlo y regularlo naturalmente. Es fundamental porque, además de las cuestiones estéticas, encontrarte en tu peso ideal es la forma más eficaz de prevenir el 80% de las enfermedades. Lo que está mal es que este objetivo quiera ser alcanzado a través de una "dieta" restrictiva. Y peor aún: si a esa dieta se le da inicio en primavera. Desde la semana próxima iremos viendo cómo hacerlo, sobre la base de comprender el modo en que nuestro diseño biológico está preparado para alcanzar ese objetivo.

Dr. Fernando Valdivia / Email: fv@fernandovaldivia.com / Sitio Web: www.fernandovaldivia.com


 

Problemas y Soluciones Alimentarias:
¿Qué pasa cuando hacemos dieta en primavera?
Por Dr. Fernando Valdivia
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-