InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
miércoles, 19/feb/2020 - 16:20
Edición Digital
27 ºC
Muy nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 23/dic/2018.

Charlas en el café:
Donde hubo fuego, cenizas quedan
Por Vicente Blasco




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Hoy la gente arrancó temprano el día. Percibo cierta desesperación en la calle, como si el tiempo no le fuera a alcanzar para hacer todo lo que quieren antes que la Noche Buena y la Navidad les pegue en la nuca.

Por cierto, siento esa situación tan ajena a mí. Debe ser por eso que me doy cuenta, como afirmando el dicho de "ver la paja en el ojo ajeno y no en el propio". Seguramente a mí me atraviesan cuestiones criticables que otras miradas perciben y yo las ignoro.

"Imagino que estarás buscando regalos para tus nietos, Perro. ¿No? ¿Te toca a vos disfrazarte de Papa Noel?" dije, entrecerrando los ojos, porque el sol de la mañana me pegaba justo en la frente.

"¿Disfrazarme? Ni loco… Pero regalitos sí. No sólo a los chicos, yo también regalo a los grandes de la familia. Aunque algunos veo que hacen cara larga cuando abren los paquetitos que les preparo".

"¿Sos de regalar medias y calzoncillos? Mirá que los pibes quieren juguetes y los grandes algo que los sorprenda… Yo por eso me saco ese peso de encima y es la flaca la que se ocupa. Eso no es para mí…" aclaré desmarcándome del tedioso proceso de elegir obsequios personalizados.

"Nada que ver… Yo regalo libros. A los más pequeños cuentos y a los más grandes novelas. Si bien me inclino por las clásicas, alterno con algunas algo desconocidas, pero de alguna manera "chequeadas" por mí. Y cuando el bolsillo me aprieta (como en estas fiestas), no me tiembla el pulso en elegir ejemplares de mi biblioteca en vez de comprar en la librería" me confió el Perro, mostrándome su versión de Papa Noel ilustrada.

"¿Regalás libros usados? ¿No te da vergüenza? ¡En vez de Perro te voy a decir Rata! Más de uno en tu familia te debe sacar el cuero y tildarte de miserable. Encima te despegás de ejemplares propios... Me parece una locura", le dije sinceramente entre sorprendido e indignado.

"¡Ninguna locura! Los libros en los estantes son como la guita abajo del colchón: no producen. Los libros nacieron para ser leídos, aunque a algunos no les guste…" dijo, haciendo señas con el dedo índice levantado, acentuando la frase.

"¿A quién no le va a gustar que la gente lea? Eso suena a zoncera. La gente no lee porque no quiere. Hoy, los libros están al alcance de todos más que nunca. Hasta se pueden bajar de internet…"comenté este detalle, porque sé que el Perro es un imberbe tecnológico.

"Mirá Vicente, siempre hay malos intencionados o, mejor dicho, hay interés que leas lo que les conviene. ¿Te acordás cuándo los milicos quemaron libros "marxistas"? O al aparato de censura que había montado la dictadura en la calle Moreno y Diagonal Norte, en Capital Federal. La literatura siempre fue un elemento esclarecedor y germen de la libertad; y no es de ahora. Alguien mandó a incendiar la biblioteca de Alejandría con más de 900 mil papiros… Fue en el siglo III, creo. Ese es todo un ícono de barbarie y uno de los primeros grandes atentados contra la literatura, y en definitiva, contra el conocimiento humano ¿no te parece?"

"Pero Perrín querido, estamos en el siglo XXI y hoy intentar censurar es algo bastante complicado. La gente (ya sé que vos no, pero la mayoría) tiene conectividad, acceso a bibliotecas virtuales de todo el mundo y en todos los idiomas. ¡Estamos hiperconectados!"

Pensó un poco, mientras hacía gestos de negación con la cabeza, y al cabo de unos segundos contratacó con una pregunta: "¿Leíste Farenheid 451 de Ray Bradbury? Ese libro a mí me atravesó en mi juventud y, cada tanto, le doy una releída. Es una obra maestra y esclarecedora de cómo el sistema puede llegar a convertirse en un perverso enemigo de la individualidad, sobre el pretexto de proteger la libertad y en nombre impartir seguridad. ¿Lo leíste?", volvió a insistir con la pregunta.

"No, no lo leí. Tampoco leí Rayuela, confieso. Millones de veces escuché citarlo y sé que se trata de la quema de libros en un tiempo futuro. Que ya no había incendios y los bomberos se dedican a quemar libros o algo así. Hasta ví el trailer de una película que se hizo hace poco. ¿Tan bueno es?"

"¿Bueno? ¡Es buenísimo! Porque más allá de mostrar el peligro de un Estado vigilante inspirado en el nazismo que quemaba libros en Alemania por 1934/35 y en los "cerilleros" de Stalin que hacían lo propio en la URSS; también hace referencia en las amenazas de hacer lo mismo que hacía McCarthy, un senador norteamericano, en plena guerra fría. ¿Escuchaste el término "macartista"? Bueno, viene de ahí. Como sea: pareciera que los libros encienden no sólo la mente, sino que atraen el fuego; y no sólo de gobiernos totalitarios… o que al menos desde las formas pretenden no serlo" me siguió acotando el Perro, que se mandaba una medialuna delante de mi cara mientras yo seguía con mis tostaditas resecas con queso untable.

"Cuando algo te gusta no te guardas nada, ¿eh? Serías un buen vendedor de libros. Los defendés a ultranza, aunque yo estimo que este debe ser su peor momento: el libro ya no es lo que era antes… La gente no lee tanto. Pero, quedate tranquilo: te aseguro que a éste voy a leerlo aunque sea en PDF" le dije como para ir cerrando el tema y también haciéndole saber que me terminó convenciendo.

-"Yo mañana te lo traigo así no se te pasa el entusiasmo, Vicente"

-"¿Me lo prestás? ¡Buenísimo. Gracias amigo!"

-"No. No te lo presto. Te lo voy a regalar. ¿No te dije que a la familia le regalo libros? Yo a vos te siento como a un hermano" dijo, mientras me palmeaba la espalda.

Tengo que reconocer, que esta vez el Perro me conmovió y casi se me pianta un lagrimón. Feliz Navidad.

Vicente Blasco / tiovicenteb@gmail.com


 

Charlas en el café:
Donde hubo fuego, cenizas quedan
Por Vicente Blasco
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar





COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-