InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 27/may/2019 - 05:13
Edición Digital
13 ºC
Parcialmente nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del martes, 16/abr/2019.
Primera B Nacional:
Villa Dálmine no pudo con sus errores defensivos y necesita un milagro para llegar al Reducido



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



QUÉ NECESITA PARA CLASIFICAR

Aunque el empate frente a Gimnasia de Jujuy pareció ponerle fin a las ilusiones de Villa Dálmine de clasificar al Reducido por el segundo ascenso a la Superliga, todavía queda una mínima chance para el Violeta. Para ello, en la última fecha está obligado a ganarle a Santamarina en Tandil y además debe esperar que se den tres de estos cuatro resultados:

-Que Independiente Rivadavia pierda como local ante Atlético Rafaela.

-Que Mitre de Santiago del Estero pierda como local ante Almagro.

-Que Agropecuario no le gane a Gimnasia en Jujuy.

-Que Brown (A) no derrote como local a Nueva Chicago.

El equipo de nuestra ciudad enfrentará el lunes por la noche a Santamarina en Tandil y por la programación que se manejaba ayer en AFA (que será confirmada hoy) se presentaría a este duelo ya conociendo los demás resultados. Así que muy probablemente salga a la cancha sabiendo si tiene o no chances de llegar al octogonal.

NO PUDO SER. Por el empate en el clásico santiagueño entre Mitre y Central Córdoba, si Villa Dálmine le hubiese ganado a Gimnasia (J) habría llegado a la última jornada sabiendo que si vencía a Santamarina en Tandil se aseguraba su clasificación al Reducido gracias a su mejor diferencia de gol respecto a Mitre y Almagro, que se enfrentan entre sí en la 25ª fecha (si el Violeta llegaba a los 37 puntos se aseguraba igualar a alguno de estos dos equipos).

En un partido que lo tuvo tres veces en ventaja, el Violeta igualó 4-4 como local ante Gimnasia de Jujuy. Ahora, para llegar al octogonal necesita una difícil combinación de resultados y, además, ganarle a Santamarina en Tandil.

Los sólidos cimientos que habían llevado a Villa Dálmine a consolidarse en zona de clasificación al Reducido empezaron a flaquear contra Arsenal; se resquebrajaron claramente ante Defensores de Belgrano; y terminaron de ceder el último domingo frente a Gimnasia de Jujuy. Sí: este equipo que apenas había recibido un gol en ocho partidos (racha de cinco triunfos, dos empates y una derrota) sufrió nueve tantos en contra en sus últimas tres presentaciones y de esa manera su cosecha mermó notablemente: sumó solo dos de los últimos doce puntos que disputó y quedó muy lejos del octogonal por el segundo ascenso a la Superliga.

Ahora, para clasificar, en la última fecha necesita una combinación de tres resultados (ver aparte) y, además, ganarle a Santamarina en Tandil, donde no ha podido sumar puntos en sus últimos tres encuentros. Una utopía en este momento del campeonato de la Primera B Nacional.

Lo sucedido el domingo en Mitre y Puccini es muy difícil de contar y/o analizar por la cantidad de situaciones que se dieron a lo largo del juego. El Violeta marcó cuatro goles, le anularon mal uno, le evitaron otros dos sobre la línea y en el cuarto minuto de adición del complemento estrelló un remate en el palo. Sin embargo, falló defensivamente y así, a pesar de estar tres veces en ventaja, terminó penando por el 4-4 final que dejó a todos incrédulos. Ni los jugadores ni los simpatizantes podían salir del shock tras el pitazo final de Héctor Paletta: se había escapado un partido increíble y, así, naufragaba la ilusión de llegar al Reducido.

Incluso, en la dificultad para analizar el juego aparece también el árbitro, quien le anuló mal un gol a Germán Lesman a instancias de su asistente cuando el encuentro estaba 1-1. Difícil saber si esa acción le habría modificado el destino al trámite del cotejo. En cambio, Paletta sí falló groseramente en el cierre de la primera parte, con el juego 2-2, cuando el defensor Ignacio Sanabria derribó de atrás a David Gallardo, que había escapado solo y quedado mano a mano con el arquero visitante. Lo comenzó a tomar afuera del área, pero lo terminó de voltear adentro. El árbitro no marcó penal ni expulsó al lateral jujeño en una acción que sí pudo haberle cambiado el rumbo al juego. Sobre todo por la roja que no sacó.

Después, para completar una tarea muy polémica, Paletta obvió un claro penal en el segundo tiempo (agarrón a Cristian González en un córner) y no mostró amarillas a los mediocampistas de Gimnasia que cortaron con faltas y manos intencionales varios avances del Violeta en distintos pasajes del encuentro.

Pero lo dicho: más allá de los goles que no terminaron siendo y de esos fallos arbitrales, la sensación es que Villa Dálmine lo dejó escapar por errores propios. Los centros al área de Juan Marcelo Ojeda fueron letales y esta vez, además de los defensores, también falló el arquero, que dudó en el tercer gol y salió mal en el cuarto.

Igualmente, los simpatizantes Violetas supieron reconocer el esfuerzo y la entrega de este plantel. Por eso, a pesar de la desazón, despidieron a los jugadores con aplausos, probablemente, en lo que fue el último partido como local de esta temporada.

EL PARTIDO

Para este encuentro, el DT Walter Nicolás Otta realizó tres modificaciones. González reemplazó al suspendido Sansotre y pasó Alarcón a cubrir el lateral derecho (nunca se sintió cómodo en la función). En tanto, Alvacete retornó al izquierdo (en lugar de Martinich), mientras que Recalde ingresó por Spinaci en el centro del mediocampo.

Así, el equipo de nuestra ciudad se plantó 4-4-2, pero tuvo muchos problemas para asentarse en el terreno y controlar el juego. Estaba impreciso, no ganaba la segunda pelota y no podía evitar que Gimnasia avance en el campo, especialmente a partir de la movilidad de Bailone y Contín a espaldas de Recalde-Molina y por delante de González-Martínez. Y desde esa posición central, el elenco jujeño elegía posteriormente la derecha para atacar, aprovechando las subidas del lateral Leonardo Ferreyra.

Sin embargo, la última línea jujeña jugaba muy en línea y cada vez que el Violeta tenía la oportunidad de lanzar bochazos a espaldas de los centrales visitantes se abría una oportunidad. Y eso ocurrió a los 19 minutos: Gallardo sacó rápido un lateral, Molina habilitó con precisión a Lesman y el delantero (de muy buen partido) controló dentro del área y liquidó cruzado para el 1-0.

El gol no cambió el trámite, porque Villa Dálmine siguió sin encontrar las marcas (extrañó horrores al capitán Matías Ballini en ese aspecto). De hecho, a los 20, Ojeda salvó la ventaja ante la arremetida de Muñoz. Pero dos minutos después no pudo hacer nada con el cabezazo de Contín, luego de otra acción en la que el Lobo atacó con facilidad desde el centro hacia la derecha. El 10 jujeño le ganó primero las espaldas a Recalde y después, cuando fue a buscar el centro al área, fue perdido por Martínez.

Poco, muy poco, le duró la ventaja al equipo de nuestra ciudad. Y el trámite siguió siendo el mismo después. A los 29, Protti ganó una pelota ante el desconcierto de la defensa visitante y asistió a Lesman, quien alcanzó a puntearla ante la salida de De Giorgi, aunque el gol fue mal anulado por el asistente (no había offside).

Del otro lado lo mismo: a los 36, Contin volvió a jugar libre a espaldas de Recalde y se escapó sin problemas entre los centrales, pero definió mal de cara a Ojeda. Y a los 37, de una pelota perdida por Molina nació un avance jujeño que terminó en un centro cruzado desde la izquierda que sobró a Martínez y que, ante el quedo de Alvacete, aprovechó Córdoba para marcar el 2-1.

La endeblez de uno y otro para defender hacían prever lo que finalmente sucedería: una lluvia de goles. A los 41, tras un córner abierto, González metió un testazo perfecto desde el punto penal para establecer el 2-2. Y a los 43, Recalde filtró un balón entre líneas para Gallardo, quien escapó por derecha rumbo al arquero, pero fue tomado por la espalda por Sanabria cuando pisaba el área. Cayó dentro, pero Paletta marcó afuera y tan solo amonestó al lateral izquierdo jujeño cuando la roja era más que evidente (Gallardo estaba de cara al arquero, sin oposición por delante).

En el complemento, Villa Dálmine buscó empujar a Gimnasia contra su área, ya con Miño como enganche. Y lo logró. En un primer córner hubo un claro penal contra González (no cobrado por Paletta) y luego, un defensor visitante salvó en la línea un puntazo de Alvacete tras varios rebotes. Y a los 7, tras un nuevo tiro de esquina y un nuevo rebote, Miño no perdonó con una definición cruzada y rasante.

Pero el 3-2 le duró al Violeta tan poco como el 1-0. Una pelota parada bombeada sobre el segundo palo encontró dudas de Ojeda (complicado por el sol) y el que también se quedó fue Alarcón. Esto permitió que Caro Torres baje la pelota contra la línea final y le sirva el gol a Bailone, quien solo tuvo que empujarla.

Ya con el marcador 3-3, el partido entró en un bache: tuvo minutos de imprecisiones, sin un claro dominador, aunque ambos equipos siguieron con los mismos problemas para tomar las marcas. Y ante la lesión de Alvacete (volvía de un desgarro), Otta mandó a Cuevas a la cancha, dejando una última línea de tres hombres. Es que al Violeta no le quedaba otra que la victoria.

En ese lapso, Alarcón tuvo el gol en un córner, pero su cabezazo salió directo al pecho de De Giorgi. En la otra área también cabeceó solo Frezzotti, pero de espaldas lo hizo desviado. Y a los 28, Lesman bajó un pelotazo a espaldas de los centrales visitantes, enfrentó al arquero y De Giorgi alcanzó a manotearle el balón cuando lo eludía. Pero allí no murió la jugada: apareció Protti para liquidar, pero Sánchez se cruzó justo en la línea y despejó su definición.

Tras esa acción, Otta apostó más fuerte con Comachi por Gallardo. Y por sus ganas, el equipo campanense finalmente volvió a ponerse en ventaja. Fue a los 30, cuando Miño abrió a la derecha para Cuevas, cuyo centro encontró la llegada de Molina, quien abrió el pie y de primera ubicó el balón contra el palo derecho de De Georgi.

Inmediatamente, "Nico" rearmó la disposición táctica de su equipo: Martinich ingresó por Lesman y Villa Dálmine regresó al 4-4-2 para tratar de controlar de una vez por todas el anárquico trámite del partido. Y cuando parecía que a Gimnasia ya no le quedaban fuerzas para volver a empardar el juego, llegó el minuto 41, un córner pasado al segundo palo, una salida en falso de Ojeda (se chocó con Molina) y un cabezazo de Caro Torres de pique al suelo que se metió contra el techo del arco.

La incredulidad en Mitre y Puccini fue total. Pero Villa Dálmine fue, una vez más. Y casi logra la hazaña en el cuarto minuto de adición, cuando González apareció sorpresivamente en el área por izquierda, enganchó y remató al primer palo, pero sin suerte: la pelota pegó en el poste y tras el rebote no se la pudo llevar por delante Protti. En esa dramática acción se fue la última esperanza de los jugadores Violetas, que tras el pitazo final se derrumbaron sobre el césped, sabiendo que se les desvanecía la ilusión de llegar al Reducido. El consuelo fue el aplauso de los simpatizantes, que reconocieron la entrega de un equipo que, a pesar de sus errores, nunca se dio por vencido.


SÍNTESIS DEL PARTIDO

VILLA DÁLMINE (4): Juan Marcelo Ojeda; Fernando Alarcón, Cristian González, Gastón Martínez, Juan Ignacio Alvacete; David Gallardo, Federico Recalde, Emanuel Molina, Mariano Miño; Ijiel Protti y Germán Lesman. DT: Walter Nicolás Otta. SUPLENTES: Juan Ignacio Dobboletta, Agustín Bellone, Marcos Martinich, Renzo Spinaci, Lucas Cuevas, Fabricio Brener y Martín Comachi.

GIMNASIA DE JUJUY (4): Carlos De Georgi; Leonardo Ferreyra, Sebastián Sánchez, Nicolás Caro Torres, Ignacio Sanabria; Rodrigo Córdoba, Alejandro Frezzotti, Agustín Sufi, Fabián Muñoz; Leandro Contín e Ignacio Bailone. DT: Marcelo Herrera. SUPLENTES: Nicolás Stella, Diego López, Junior Bueno, Enzo Serrano, Ulises Virreyra, Nicolás Benavidez y Daniel Juárez.

GOLES: PT 19m Germán Lesman (VD), 22m Leandro Contín (G), 38m Rodrigo Córdoba (G) y 42m Cristian González (VD). ST 7m Mariano Miño (VD), 9m Ignacio Bailone (G), 30m Emanuel Molina (VD) y 41m Nicolás Caro Torres (G).

CAMBIOS: ST 13m Serrano x Contín (G), 21m Cuevas x Alvacete (VD), 23m Juárez x Córdoba (G), 28m Comachi x Gallardo (VD), 31m Martinich x Lesman (VD) y 37m Virreyra x Bailone (G).

AMONESTADOS: Sanabria, Bailone y Sánchez (G).

CANCHA: Villa Dálmine.

ÁRBITRO: Héctor Paletta.


LA DESAZÓN DE MIÑO Y SUS COMPAÑEROS TRAS EL PITAZO FINAL DE PALETTA, DE POLÉMICO ARBITRAJE.


LA JUGADA MÁS POLÉMICA: SANABRIA TOMA DE ATRÁS A GALLARDO CUANDO ENTRBA AL AREA SOLO FRENTE AL ARQUERO DE GEORGI. PALETTA MARCÓ LA INFRACCIÓN AFUERA Y SOLO AMONESTÓ AL DEFENSOR JUJEÑO..


EL GRITO DE GONZÁLEZ Y TODA LA FRATTINI TRAS EL CABEZAZO GOLEADOR DEL DEFENSOR PARA EL 2-2.



 

Primera B Nacional:
Villa Dálmine no pudo con sus errores defensivos y necesita un milagro para llegar al Reducido
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:







COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-