InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
viernes, 13/dic/2019 - 07:47
Edición Digital
15 ºC
Nubes dispersas
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 01/dic/2019.

Discapacidad y Familia:
El CUD, única documentación acreditante
Por Silvina Cotignola




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto




Silvina Cotignola

En esta oportunidad, utilizaré mi habitual columna para esclarecer mucho de lo que el conjunto de la sociedad, piensa, imagina erróneamente al respecto, procurando con ello, derribar algunos mitos existentes, como por ejemplo, el que ser titular de un Certificado Único de Discapacidad (CUD) es un privilegio y no lo que en verdad es.

El CUD no es más, que un documento público, determinado por una junta evaluadora interdisciplinaria, que se otorgará a toda persona que lo solicite voluntariamente y tenga una alteración funcional, permanente, transitoria o prolongada, física, sensorial, motora o mental, que en relación a su edad y medio social, le implique desventajas en el ámbito de su vida. Por su parte, este documento permite acceder a una serie de derechos y beneficios previstos por las leyes 22.431 y 24.901, 23.661 Art. 28 y 26.682. Cabe sindicar que en la actualidad en Argentina, el organismo rector de esta materia es la Agencia Nacional de Discapacidad.

Por la ley 22.431 se instituyo un Sistema de Protección Integral para las Personas con Discapacidad, tendiente a asegurarles a estas la atención médica, su educación y su seguridad social, así como también, a concederles las franquicias y estímulos que permitan en lo posible, neutralizar las desventaja que la discapacidad les provoca, dándoles la oportunidad mediante su propio esfuerzo, de desempeñar en la comunidad un rol equivalente al que ejercen las personas sin discapacidades. Concordante-mente con aquella, años más tarde a través de la ley 24.901 se creó un Sistema de Prestaciones Básicas en Habilitación y Rehabilitación a favor de las Personas con Discapacidad, contemplando acciones de prevención, asistencia, promoción y protección, con el objeto de brindarles una cobertura integral a todos sus requerimientos.

Por esta norma, se obliga tanto a las obras sociales como prepagas, a brindarle a la PCD el conjunto de prestaciones que favorezcan su bienestar, desarrollo y obviamente su rehabilitación. Pero también, prevee dicha cobertura por parte de los organismos del estado pertinentes, para todas aquellas personas que no cuenten con afiliación a ninguna obra social.

Más allá de estas importantes ayudas, el CUD facilita la realización de ciertas gestiones como ser: el pase libre para viajar gratuitamente por transporte público de pasajeros, la obtención del símbolo internacional de acceso para el automóvil/logo o logo móvil, exención de patentes, y la gestión de libre tránsito y estacionamiento. Asimismo, permite el acceso al régimen de asignaciones familiares en el ANSES. La obtención de franquicia para adquirir un vehículo sujeto al régimen de la ley 19.279, la administración de pequeños comercios, y la posibilidad de solicitar empleo en la administración pública, etc.

Quien pretenda gestionar el CUD, deberá acercarse al organismo/ hospital y/o entidad de su jurisdicción habilitado. La junta evaluadora, otorgará un turno, siempre y cuando el domicilio que figure en su DNI, correspondiere a dicha jurisdicción. Este pedido, podrá ser efectuado por cualquier persona que acreditare un vínculo o representación legal de aquel. Pero, el día de la evaluación interdisciplinaria, el interesado deberá concurrir personalmente para tal fin. Este trámite es siempre gratuito. Y como se trata de un documento público, si el CUD se extraviare o fuere robado, siempre habrá que realizar la pertinente denuncia policial e iniciar el trámite nuevamente adjuntándola.

Cabe destacar que el CUD tiene validez nacional. En consecuencia, son requisitos comunes para todas las discapacidades los siguientes: 1- certificado original expedido por médico especialista consignándose diagnóstico y estado actual, alternativas de tratamiento si las hubiere. Todo ello con firma y sello del facultativo firmante. 2- estudios médicos complementarios a la patología del solicitante, 3- documentación nacional de identidad de la persona a ser evaluada. En caso de renovación del CUD deberá adjuntarse además, el certificado vencido. 4- si la persona contara con obra social o prepaga, deberá adjuntar copia de la 1era y 2da del DNI del paciente; copia del recibo de sueldo, si este trabaja-re, o de quien lo tuviere a su cargo; copia del carnet de su obra social.

Esta gestión deberá realizarse en el organismo u oficina determinada para cada jurisdicción, dependiendo del domicilio real del solicitante. Una vez iniciado el trámite, se asignará un turno, al cual deberá concurrir indefectiblemente el interesado para poder ser evaluado por la junta evaluadora interdisciplinaria. Esta junta, deberá producir un dictamen en un término no superior a los 90 días a partir de la fecha de presentación de la solicitud. Ahora bien, tanto el certificado de discapacidad como su denegatoria, deberán ser emitidos dentro de los 10 días de producido el dictamen de la junta evaluadora. En el CUD, se indicara el plazo de validez, la existencia de la discapacidad, su naturaleza y su grado, así como también, las posibilidades de rehabilitación del afectado. Asimismo, indicará también teniendo en cuenta los antecedentes del solicitante, que tipo de actividad laboral o profesional puede desarrollar.

Si el certificado fuere denegado por la junta, existe una segunda instancia para su revisión, ante una junta evaluadora de reconsideración. Solo resta decir, que el CUD es un documento público inviolable, que cuenta con Nº único, código de barra y logo, y se imprime en papel provisto por la casa de la moneda.

A tenor de lo descripto, debe advertirse que todas estas prerrogativas determinadas por las leyes, no son privilegios sino netas pautas equiparadoras que pretenden igualar al colectivo con el resto de los humanos. De allí, mi formal y recurrente insistencia para que "Ejerzan sus Derechos porque su Ejercicio no constituye meros Privilegios".

El 3 de diciembre de cada año se conmemora universalmente, "El Día Internacional de las Personas con Discapacidad", jornada esta que sin duda alguna sirve para visibilizar las vicisitudes que transita este cuantioso colectivo. Feliz día a las Personas con Discapacidad.


ALGUNOS BENEFICIOS DEL CUD

Quienes resultaren ser beneficiarios de este documento público gozarán de múltiples beneficios, que al solo efecto ejemplificativo enunciaré:

1. Prestaciones preventivas: la mamá y el bebé tendrán garantizados desde el momento de la concepción, los controles, atención y prevención adecuados para su óptimo desarrollo físico, psíquico y social. Y si hubiera además factores de riesgo, deberán extremarse los esfuerzos en relación con los controles, asistencia, tratamientos y exámenes complementarios que fueren menester, para evitar patología o en su caso, detectarla tempranamente. Si se detectare patología discapacitante en la mamá, o en el feto durante el embarazo o en el recién nacido en el período perinatal, se brindaran los tratamientos necesarios para evitar discapacidad o bien compensarla. En todos los casos deberá contemplarse el apoyo psicológico de todo el grupo familiar conviviente.

2. Prestaciones de rehabilitación: por ellas se entenderán a todas aquellas que mediante el desarrollo de un proceso continuo y coordinado de metodologías y técnicas específicas, fuere instrumentado por un equipo multidisciplinario, tengan por objeto la adquisición y/o restauración de aptitudes e intereses para que la PCD, alcance el nivel psicofísico y social más adecuado para lograr su integración social, sea a través de la recuperación de todas o la mayor parte posible de las capacidades motoras, sensoriales, mentales y/o viscerales alteradas total o parcialmente por una o más afecciones, sean estas de origen congénito o adquirido, traumáticas, neurológicas, reumáticas, infecciosas o mixtas, utilizándose para ello, todos los recursos humanos y técnicos que fueren indispensables. En todos los casos, se deberá brindar cobertura integral en rehabilitación, cualquiera fuere el tipo y grado de discapacidad, con los recursos humanos y técnicos que fuere menester y por tiempo y etapas que cada quién necesitare.

3. Prestaciones terapéuticas educativas: son aquellas que implementan acciones de atención, tendientes a promover la restauración de conductas desajustadas, adquisición de niveles de auto valimiento, e incorporación de nuevos modelos de interacción, mediante el desarrollo coordinado de metodologías y técnicas del ámbito terapéutico, pedagógico y recreativo.

4. prestaciones educativas: son aquellas que desarrollan acciones de enseñanza/aprendizaje, mediante una programación sistemática específicamente diseñada, las que deben ser realizadas en un periodo predeterminado y ser implementadas de acuerdo a los requerimientos de cada discapacidad. Comprenderá la escolaridad en todos sus tipos, capacitación laboral, talleres de formación laboral, etc.

5. Prestaciones asistenciales: son aquellas cuya finalidad es la cobertura de los requerimientos básicos esenciales de la persona con discapacidad, como son el hábitat, alimentación, atención especializada, y a las que se accederá, de acuerdo al tipo de discapacidad y situación socio-familiar de la PCD. Comprenderán los sistemas alternativos al grupo familiar, ejemplo los hogares, cuando aquella carezca de grupo familiar o este fuere incontinente.

6. Subsidios económicos: los mismos podrán ser otorgados con la finalidad de ayudar a la PCD o a su grupo familiar, cuando estuvieren afectados por una situación económica deficitaria, pero persiguiendo los siguientes fines: a- facilitar la permanencia de la PCD en el ámbito social en el que reside, b- apoyar económicamente a la familia y a la PCD ante circunstancias extraordinarias y de excepcionalidad, no contempladas en las prestaciones previstas, pero vitales para lograr su habilitación y/o rehabilitación así como su inserción sociolaboral, posibilitando de ese modo, el acceso a la educación, capacitación y/o rehabilitación. Este subsidio es de carácter transitorio, y lo determinará la superación, mejoramiento o agravamiento de la contingencia que lo originará, nunca habrá plazos prefijados.

7. Prestaciones complementarias: será obligatoria la cobertura de los siguientes servicios a favor de las PCD: A- atención a cargo de especialistas que no pertenezcan a su cuerpo de profesionales y deban intervenir imprescindiblemente por las características específicas de la enfermedad, conforme lo determinen las acciones de evaluación y orientación. B- todos aquellos estudios de diagnóstico y control, que no estén contemplados dentro de los servicios que brinden los entes obligados. C- diagnostico, orientación y asesoramiento preventivo para los miembros del grupo familiar de aquellos pacientes que presentaren patologías de carácter genético y hereditario.


Por Silvina Cotignola / Abogada especializada en Discapacidad y Familia / smlcoti@hotmail.com


 

Discapacidad y Familia:
El CUD, única documentación acreditante
Por Silvina Cotignola
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar





COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-