InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
jueves, 09/abr/2020 - 14:20
Edición Digital
27 ºC
Muy nuboso
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 12/ene/2020.

Pintar más allá de todo




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

Sabrina Ceballos tiene 36 años y pinta cerámicos con la boca. Desde los 9 sufre una enfermedad que de a poco le quitó casi toda movilidad, pero no sus ganas de expresarse a través del arte. "Pintar me da tranquilidad", aseguró en esta entrevista que le concedió a La Auténtica Defensa.

A los 9 años, cuando Sabrina Ceballos empezó a sentir que se le aflojaban las piernas, no sabía que iba a terminar pintando con la boca coloridos ce-rámicos llenos de naturaleza, aunque diga que no es un tema que la atrape en particular. Tras padecer durante la mayor parte de su vida polineuropatía desmielinizante inflama-toria crónica, los labios con los que aferra el pincel son la única herramienta con la que dispone para expresar lo que lleva adentro: energía contenida por vivir y demostrar que se puede salir adelante incluso en las circunstancias más adversas.

"Empecé en junio. Venía un hermano mío y me decía que tenía que hacer algo, pintar o dibujar. Yo pensaba cómo iba a hacerlo si no puedo mover las manos. En eso encontré unos cerámicos que le habían dado a mi mamá para colocar donde faltasen. Y tenía unos acrílicos. Le pregunté a mi mamá si pintaba con la boca: me dijo `capaz que sale algo´. Entonces hice un dibujo, un paisaje, unos edificios con el cielo como fondo. Y le dije a mi hermano cuando veas lo que te hice te vas a caer de traste", relata Sabrina sobre sus inicios en la pintura.

"Para mi es un pasatiempo. He llegado a hacer tres cerámicos por días. Me ponía a la tarde y en un ratito hacia. Pinté para una exposición que se hizo en el Parque Urbano. Pasa que los cerámicos son difíciles de conseguir. Después probé en papel, pero soy muy exigente, en papel no me gusta porque no quedan lindos. En tela tampoco", cuenta.

Por supuesto, tiene colaboradoras. Gladys, su madre, la número uno: le compra los insumos, le recorta los pinceles para que pueda manejarlos con precisión, prepara el acrílico y el agua y, cuando la obra lo requiere, hasta hace las terminaciones, como el lijado de los bordes o la colocación del gancho para colgarlos. También tiene la colaboración de una cuidadora que le da una mano. Y su familia, que es numerosa: Sabrina es la más chica de 7 hermanos y cuenta por decenas sus sobrinos y sobrinos nietos.

La inspiración para cada obra surge de las imágenes que le llegan de la televisión o las redes sociales, sobre todo Instagram, donde comparte sus creaciones a través de la cuenta S.Arte19. El incendio en el Amazonas disparó el esqueleto negro de un árbol recortado en un telón rojo. Un videojuego motivó un barco navegando entre montañas iluminadas por la luna. Dice que todavía no tiene pintores de referencia. Y que recién se está animando a comercializar sus obras: en el Parque Urbano vendió tres. Eso la ayuda a reponer los materiales.

"Nunca se me cruzó por la cabeza ponerme a pintar. Es algo que ni yo todavía puedo creer. Me gustaría exponer en más lugares, pero como pinto en acrílico creo que se complica. Es poco cómodo para trasladar. Pero me gustaría para dar un ejemplo a la gente de que, a pesar de tener algún problema de salud, se puede buscar la vuelta para hacer algo", dice Sabrina.

La polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (CIDP por sus siglas en inglés) es una enfermedad autoinmune caracterizada por inflamación e irritación de los nervios periféricos, con una marcada pérdida de la fuerza y sensibilidad fundamentalmente en manos y piernas. Está estrechamente relacionada con el síndrome de Guillain–Barré y a pesar de ser similar no es igual a la esclerosis lateral amiotrófica (ELLA), condición mucho más agresiva.

Después de los primeros síntomas Sabrina pasó en solo 6 meses "de ser una nena de 9 años a un bebé", con la mamá teniendo que ayudarla para vestirse y comer. Primero le dijeron que padecía esclerosis múltiple. Años más tarde en el Hospital Rivadavia de Buenos Aires llegaría el diagnóstico preciso: CIDP. Sin embargo, la propuesta terapéutica no fue la adecuada, ya que a Sabrina le indicaron que deje los corticoides por una supuesta adicción. Así la enfermedad volvió a avanzar hasta que en el FLENI le restituyeron el tratamiento.

Hace seis años Sabrina sufrió un accidente doméstico y la quebradura de una de sus piernas, lo que le impidió seguir caminando. La depresión asociada dejó el campo libre para que la CIDP ganara terreno. Para entonces ya casi no movía una mano y perdió la movilidad de la otra. Hoy, solo puede mover la cabeza y un poco los brazos. La enfermedad ahora amenaza sus cuerdas vocales: dice que hay días en los que casi no puede hablar.

"Pintar me da tranquilidad. No me pongo a pensar demasiado, solo pienso en el dibujo", afirma Sabrina. Su mamá Gladys ya ha desplegado varias de sus obras sobre la mesa y mientras un ventilador le renueva el aire, se queja de que en verano es complicado pintar porque el acrílico se seca más rápido. Reconoce que "al principio era un desastre" porque se manchaba toda la ropa y ella misma. Y revela que nunca repite una pintura: "Yo siempre la cambio, le pongo algo mío, si hago una foto nunca es igual a la que veo. Nunca repito, nunca hago igual, porque no me sale".

La artista tiene también obras encargadas. En uno de sus encuentros, el intendente Abella le pidió que le pinté el auto de carreras. Que sus creaciones se conozcan es lo que ella quiere: "No hago esto para sacar ganancia. Sí me gustaría que alguien en su casa tenga colgado un cuadrito mio pegado en el living. Sería re importante para mi. Sería re bueno".


Los labios de Sabrina con los que aferra el pincel, son la única herramienta de la que dispone para expresar lo que lleva adentro: energía contenida por vivir y demostrar que se puede salir adelante.


“Pintar me da tranquilidad. No me pongo a pensar demasiado, solo pienso en el dibujo", afirma Sabrina.


La polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (CIDP) es una enfermedad autoinmune que inflama e irrita los nervios periféricos.

 

Pintar más allá de todo
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar





COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-