InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
miércoles, 17/ene/2018 - 20:56
Edición Digital
25 ºC
Cubierto
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Google+
La Auténtica Defensa. Edición del sábado, 30/dic/2017.
Lucha contra la inflación: Ganó el gradualismo
Por Daniela Longás



Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

Esta semana sucedió algo que da un giro importante a la política monetaria actual ejercida por el Banco Central: Cambiaron las metas de inflación. El Régimen de Metas de Inflación, el cual detallé en mi nota del sábado pasado, es el método escogido desde hace casi 2 años para desinflacionar, optando por fijar tasa de interés.

Ante los debates acerca de la efectividad o no de una actitud sumamente restrictiva del Central, con tasas altísimas y metas ambiciosas e imposibles de cumplir, el jueves 28 se anunció la flexibilización de metas. Ahora se espera un 15% de inflación anual para el 2018, 10% para el 2019 y 5% para el 2020. Esto implica un camino más gradual en la lucha contra la inflación. Se dejó atrás la idea de priorizar objetivos de bajas abruptas de dicha variable. En concordancia, el presidente del BCRA habló sobre una futura disminución de la tasa de interés de referencia que hoy está en 28,75%, para llegar a un 10% a fines del año que viene.

Para entender cómo afectan al crecimiento del país los cambios de tasas y el cambio de metas, es crucial comprender los mecanismos bajo los cuales funciona esta tasa.

En primer lugar, una tasa alta restringe el gasto o consumo del ciudadano ya que, al establecer retornos altos sobre activos como letras, bonos, LEBACs, resulta tentador invertir ahorros o dinero excedente en este tipo de instrumentos no productivos. Es así como se contribuye a "enfriar" la economía, porque disminuye la cantidad de dinero en circulación, la velocidad de transacciones, baja la demanda de bienes y todo eso hace que, en el agregado, los precios dejen de aumentar paulatinamente. Lo contrario sucedería ante tasas bajas.

Un segundo y fundamental mecanismo se da mediante el Tipo de Cambio. La tasa incide en esta variable, tocando los precios de los bienes transables, es decir aquellos que se comercializan con el exterior. De este modo, se mueve la balanza comercial, que es la diferencia entre exportaciones e importaciones. Al imponer tasas altas, se vuelven atractivos los activos en moneda local generando menos demanda de dólares. Esta menor demanda de divisas hace al dólar más barato (por exceso de oferta), o, dicho de otro modo, aprecia al peso argentino. Con cierta cantidad de dólares, se hace posible la compra de más bienes externos, dado el mayor poder de compra por la apreciación del peso. Esto es un tipo de cambio bajo. Como el régimen de metas de inflación está acompañado por un tipo de cambio flotante que depende de la oferta y la demanda del dólar, al interesarnos más por activos en pesos, mantenemos la estabilidad del tipo de cambio que hace meses se venía moviendo entre 17 y 18 pesos por dólar. Actualmente, bajo el shock de cambio en las metas, el dólar superó los 19$. Ahora bien, si se demandan menos bienes locales y más bienes del extranjero contribuimos al deseado camino de la inflación baja (por menor consumo local) pero también se exacerba la negatividad del balance comercial, que hoy se ubica en 1.541 millones de dólares en noviembre y en 7.656 millones de dólares en el acumulado del año. El déficit comercial sistemático alimenta una traba al crecimiento productivo. De este modo, si se mantuvieran tasas altamente elevadas, se vería profundamente afectado el crecimiento productivo de la Argentina. Por lo tanto, metas más realistas y una futura tasa menor, contribuyendo a un dólar más alto que minimice el déficit de balanza comercial, encarando una reducción más gradual de la inflación, fue el camino el que se eligió recientemente.

De todos modos, independientemente de un rumbo gradual o abrupto, el principal foco debe ser puesto en la reducción del déficit fiscal. Si se monetiza el déficit (emitir dinero para saldarlo), habría elevada inflación que impide un clima favorable de crecimiento del sector privado, y si el déficit se financia mayormente con deuda, se termina apreciando la moneda local anulando así el potencial exportador, poniendo trabas al crecimiento. En un mundo ideal, superar el déficit sería la mejor de las soluciones.

Próximamente haré alusión a este aspecto central que define en gran parte el camino de nuestra economía: El Gasto Público, ¿Cuánto, en qué y quién gasta? ¿Cómo complica el rumbo al crecimiento la no coordinación entre política monetaria y fiscal? ¿Cuáles son las metas actuales de déficit fiscal?

Daniela Longás / Licenciada en Economía UBA


Imagen ilustrativa, selección del editor.


EL DOLAR CERRÓ EL AÑO BAJANDO

Luego de haber alcanzado el jueves un máximo histórico, cerró ayer a $ 18,92; avanzando un 14,74% durante todo el año; muy por debajo de la inflación

La cotización del dólar minorista bajó hoy 54 centavos y cerró la última rueda de 2017 en $ 18,92 para la venta, lo que equivale a una apreciación de 14,74% a lo largo del corriente año.

El mercado de cambios registró hoy un récord de volumen operado en el segmento de contado donde se hicieron US$ 1.206,1 millones mientras que en el de futuros del MAE se concretaron negocios por US$ 51 millones.


 

Lucha contra la inflación: Ganó el gradualismo
Por Daniela Longás
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel./Fax: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.net