InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 22/sep/2020 - 10:04
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 23/feb/2014.

Cuando un gol, vale cuatro
Por Nestor Oscar Bueri




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Vaya a saber uno que pasa por la mente de un niño cuando juega, o mejor dicho que pasa en la mente de los adultos cuando dejamos de jugar. Donde y cuando empezó la contaminación?¿Cuando nos volvimos cavernícolas y dejamos de jugar para empezar a competir?

Hoy nos enfundamos detrás del control remoto, ponemos el partido y vamos sufriendo hasta el hartazgo de este futbol competitivo. En un retroceso a la niñez decimos que el futbol de antes era mejor, y nos preguntamos si Messi podría jugar con los botines de la década del 50 (seis tapones del tamaño de un bulón adheridos a una madera que atravesaba el botín) o si el Pipita Higuain podría hacer un gol de cabeza con una pelota embarrada de aquella época (creo que el Titanic pesaba menos) y si pensamos que Rattin, capitán indiscutido y gloria de Boca Junios , tuvo que estar tres años en primera y jugar en la selección argentina en Inglaterra 66, para dejar de viajar a los entrenamientos en colectivo y poder comprarse un fitito, ahí me pregunto ¿Cuándo dejamos de jugar? ¿Qué paso con la alegría?¿fue el Mundial 78 el año bisagra del cambio futbolístico y social?

Esto me surge por una situación que se vive cuando veo a niños realmente disfrutando del juego, viviendo el futbol. Niños que no conocen la competencia, niños de botines baratos, pelotas cualesquiera, que aunque vayan perdiendo y sean inferiores tanto técnica como físicamente se divierte y juegan y se acompañan.

Un domingo me acerque a las canchitas de Puerto Nuevo, jugaban los infantiles de Club Ciudad de Campana y un equipo de Zarate, la diferencia de estos, tanto en la técnica como en la contextura física y la táctica de juego era muy superior, por eso no les costo mucho llegar al 5-0 rápidamente.

En una jugada por la mitad de la cancha y sin que mediara técnica alguna, un niño del Club Ciudad pateó al arco y la pelota se coló por arriba del arquero, era el 5-1, quedaban cuatro goles de diferencia. Pero eso no importó, la alegría de esos chicos, el abrazo de todos los compañeritos hacia el goleador y este con una sonrisa entre picara, fanfarrona y cómplice, se mezcló en el abrazo, se dejo llevar por su imaginación y se sintió verdaderamente grande

Después del partido, y no me acuerdo el resultado, entre los niños se saludaron. El equipo de Zarate, que hizo mas goles recibió el saludo del técnico y sus colaboradores, el equipo ganador, se fue abrazando al goleador, palmeándolo en la espalda y recordándole su magnifico momento. ¿Que el equipo de Zarate es el ganador porque hizo mas goles? Si, es verdad, pero el victorioso, el gigante, el que hace goles que se sienten cuatro, el que se fue en andas del juego divertido y se subió en lo más alto del podio de la alegría y el disfrute, se retiró diciendo así quiero jugar y así se juega, aunque el otro haga mas goles.

HASTA LA PROXIMA

NESTOR OSCAR BUERI

Observador Profesional de Grupos

nestorb_ps@hotmail.com


 

Cuando un gol, vale cuatro
Por Nestor Oscar Bueri
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-