InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaUltimos VideosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 20/oct/2020 - 00:15
Edición Digital
Cubierto con lluvias
18ºC Viento del Sureste a 23Km/h
Cubierto con lluvias
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 09/nov/2014.

Ser docente en el Siglo XXI
Por Ana Carolina Erregarena




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



Cuando hablamos del Siglo XXI, inmediatamente nos vienen a la mente ideas como tecnología, Internet, racionalidad científica, la sociedad del conocimiento. Podemos decir, que es el Siglo del Saber. El saber cambia el mundo, y nuestro mundo está cambiando a la velocidad de los saberes nuevos.

En la sociedad del conocimiento, la ciencia y la tecnología van conquistando los distintos ámbitos que comprenden la vida. Transformando nuestro modo de pensar, de sentir, y de actuar como aspectos fundamentales de lo cognitivo, lo axiológico y lo motor, dimensiones esenciales del hombre.

Sumado a esto, nos encontramos con que los oficios de la sociedad del conocimiento tienen un creciente contenido técnico y cada vez es mayor el número de ocupaciones de alta tecnología. Cada día las competencias que exige la sociedad son más exigentes, ya no es suficiente hablar de una profesión como ingeniero o contador, sino que se exigirán una serie de competencias que cambiarán su perfil, para hacerlo apto al competitivo y exigente mundo global.

Las industrias dinámicas de la sociedad del conocimiento son las industrias de la inteligencia: la biotecnología, la informática, la microelectrónica, las telecomunicaciones, la robótica, entre otras actividades del nuevo siglo. Pero también es un hecho inalienable que estas industrias dependen de un nuevo factor de producción: se llama el Conocimiento. En la sociedad del conocimiento el valor agregado ya no proviene de los factores clásicos de producción "tierra, capital y trabajo": viene de la tecnología antes que todo. El profesional del Siglo XXI debe estar familiarizado con esta tecnología, ya que forma parte de su haber de conocimiento, forma parte de su vida.

Es, entonces, cuando nos hallamos frente a algo más que una corriente de pensamiento… nos hallamos frente a una realidad: la brecha que existe entre el profesional del siglo XXI y la escuela de hoy. Se hace urgente que la educación replantee sus objetivos, sus metas, sus pedagogías y sus didácticas si quiere cumplir con su misión en el siglo XXI, y logre formar, no solo al profesional en cualquier disciplina, sino al profesional competitivo y de la mano de la vanguardia tecnológica; brindar herramientas a las necesidades del hombre de este siglo. De allí, que sea necesario desarrollar el pensamiento crítico y estimular la actitud científica desde la primera escuela y a lo largo de toda su vida educativa.

Bill Gates afirma, en relación al futuro: "Las mismas fuerzas tecnológicas que harán tan necesario el aprendizaje, lo harán agradable y práctico. Las corporaciones se están reinventando en torno a las oportunidades abiertas por la tecnología de la información, las escuelas también tendrán que hacerlo".

Pero también es un hecho, que el inmenso devenir de tecnologías y la alta velocidad de cambio de nuestra sociedad de conocimiento, confluye muchas veces, en una realidad que no podemos dejar de lado: hombres con la única visión de sobrevivir en un mundo altamente competitivo, tecnócratas, cuya única visión es desarrollar y aplicar conocimiento, más que para transformar y crear, más que para vivir y ser.

Entonces, podemos sostener que el fin último de la Educación del Siglo XXI debe ser la formación integral del ser humano, entendido como un ser de necesidades, habilidades y potencialidades. Una educación capaz de intervenir en las Dimensiones Cognitivas (conocimientos), Axiológica (valores) y Motora (habilidades y destrezas). Más que formar a un ser intelectual, se debe formar a un ser completo. La educación debe significar un cambio transformador.

Debemos reconocer, entonces, que es un enorme desafío al que nos enfrentamos: disminuir cada vez más la brecha existente entre el profesional del siglo XXI y la escuela de hoy. Es allí, donde el docente juega un rol sumamente significativo. El docente, para lograr seres transformadores y completos, debe ser transformador y completo.

Ana Carolina Erregarena

Licenciada en Letras (UBA, 1999)

Profesora de Enseñanza Media y Superior en letras (UBA, 2002)

Especialización en Lingüística


 

Ser docente en el Siglo XXI
Por Ana Carolina Erregarena
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar




COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-