InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
martes, 22/sep/2020 - 12:30
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del domingo, 12/abr/2015.

La Columna del Bienestar:
El Estrés en las Mamás que Trabajan
Por Lic. Lucila Barbero de Bermúdez




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

"¿Cómo puede ser?¡ En tres meses que volví a trabajar, ya me enfermé tres veces!" Estas palabras que me dijo una mamá reciente, revelan algo perfectamente entendible si pensamos en lo que les decía en el artículo sobre el mecanismo del estrés: nuestro cuerpo sigue siendo el mismo que el del hombre primitivo, pero los estresores son muchos más y más complejos y nuestro cuerpo no alcanza a nivelarse pues está recibiéndolos constantemente. A veces es uno tras otro, día tras día, y eso es lo que va minando nuestra salud.

Si comparamos la vida de una mamá primitiva con la de una mamá de hoy, enseguida podemos ver lo que nos pasa. Como nos invita el biólogo Estanislao Bachrach, hagamos un viaje con la imaginación hasta aquella época y veamos cómo la mamá se levantaba con su hijo hambriento en brazos, lo alimentaba y lo cambiaba. Ella estaba peligrosamente flaca y sedienta pues su bebé succionaba todo su alimento de ella. Luego ella salía a procurarse algo de comida. Más tarde, junto a otras madres y niños, salían a buscar frutos, raíces y algún animal pequeño para comer. Cuando los niños dormían o si había algún enfermo, algunas los cuidaban y otras seguían buscando comida, siempre cuidándose y cuidando a los niños de los predadores u otros peligros. Los hombres eran cazadores y al final del día traían alguna presa grande que proveería proteínas y calorías para toda la tribu. Así transcurrían los días.

Pero miren lo que pasa en el mismo cuerpo hoy: La mamá se levanta, levanta a sus chicos, les da el desayuno, prepara las luncheras con las mamaderas y la comida, los bolsos con la ropa y los pañales, el cuaderno de comunicaciones, se arregla y sale. Deja los chicos y toma el colectivo, el subte o el tren que generalmente llega atrasado y tiene que pedir constancias de ello para presentar en el trabajo. Trabaja todo el día. A veces la llaman de la guardería porque su hijo está enfermo. Además de hacer su trabajo, también está pensando en él. Sale y vuelve a tomar colectivos, subtes o trenes rogando que no se atrasen para poder llegar a tiempo a sacar a su hijo de la guardería. Al volver a su hogar la esperan una casa para ordenar, una pila de ropa para lavar y planchar y todavía hay que preparar la cena y bañar a los chicos. Apenas le queda tiempo para cenar y charlar un poco con su pareja antes de caer rendida esperando que el bebé no se despierte muchas veces esa noche para poder dormir mejor y recuperarse de ese cansancio que va arrastrando día tras día y que el fin de semana no alcanza a paliar. Y no hablemos de dónde quedó el tiempo libre para ella…

¡Cansa de solo leerlo! Imagínense estar en ese cuerpo… Les pregunto: ¿Han cambiado o no los factores estresantes para una madre? ¿Cuándo y cómo se nivela ese cuerpo de todo ese estrés? Parece una misión imposible, pero… ¡a no desesperar! Hay algunas acciones posibles que se pueden hacer para reducir el estrés y generar un poco de tiempo libre para uno mismo. La clave está en estas 4 ideas básicas:

- decir que NO,

- descartar actividades que no sirven,

- delegar, y

- hacer pedidos efectivos, tanto en la vida personal como en la laboral.

Esto aplica también para los hombres. Algunas de estas ideas tienen que ver con la asertividad, que es simplemente poder comunicar con franqueza, razonando y negociando con el otro lo que necesitamos, pero también aceptando sin enojarnos sus argumentos si son válidos. La semana próxima vamos a desarrollar estas cuatro ideas, pero mientras, te cuento que estas son técnicas que podemos aprender. Yo las enseño y forman parte de mis Programas de Aprendizaje Creativo. Si te gustaría aprenderlas, consultame: lucila.barbero@gmail.com.

¡Siempre por tu bienestar!

Lic. Lucila Barbero de Bermúdez

"20 TIPS para descomprimir el ESTRÉS"

Ed. Dunken




 

La Columna del Bienestar:
El Estrés en las Mamás que Trabajan
Por Lic. Lucila Barbero de Bermúdez
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar






COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-