InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaRadiosHCDLAD.fmCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
viernes, 14/ago/2020 - 06:13
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
La Auténtica Defensa. Edición del sábado, 01/ago/2020.

Karate:
Un oasis de emociones, aun en plena pandemia




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

El instructor Mariano Meiraldi asegura que, en esta situación de aislamiento, "el Dojo se convierte en algo más amplio y abstracto que un simple lugar". Y sus alumnos asienten: "El Dojo es un lugar de desconexión", remarca Juanse.

Karate Do, como su etimología lo expresa, quiere decir el Camino (Do) de la mano (te) Vacía (Kara). Es una disciplina japonesa tradicional y formativa de Okinawa que combina el arte del movimiento, la estética de sus gestos y la milenaria y empírica filosofía oriental. Así, el Karate aporta a sus practicantes confianza, autocontrol, disciplina, constancia, paciencia, tolerancia, perseverancia y determinación. Además de ser un contundente y efectivo sistema de defensa.

El campanense Mariano Meiraldi (IV Dan) comenzó a practicar Shorin Ryu Kyudokan a los 12 años con el Sensei Cristian Lugani. A los 18, ya graduado 1 Kyu, comenzó a dar clases a infantiles y a prestar ayuda a alumnos nuevos en el mismo dojo. Y desde el año 2007 conduce su propio Dojo, al cual llamó "Naos", donde empezó a formar un grupo de alumnos. Actualmente continúa dictando clases con la ayuda de sus alumnos avanzados y compañeros de camino.

"Dojo quiere decir lugar donde se busca el camino. Pero para un practicante es muchísimo más amplio", explica Meiraldi. "El dojo no es un simple gimnasio donde se aprenden determinados ejercicios, el dojo es un espacio de contención, es un espacio donde se comparte, se aprende y se enseña. Para un practicante de karate el dojo es todo", agrega.

A raíz de la situación actual por el aislamiento social preventivo y obligatorio, Mariano asegura que "el Dojo se convierte en algo más amplio y abstracto que un simple lugar", porque las reuniones siguen, "pero no en un espacio determinado y sí en un tiempo". Se refiere a las clases virtuales que se pusieron en marcha y que "motivan esas ganas de transpirar y practicar juntos".

VISIÓN PERSONAL

En su rol de instructor, Mariano define al karate como "una enorme fogata compuesta por muchas pequeñas brasas que integran esa gran fogata" y apunta que su rol "es sencillo y complejo", porque se trata de "intentar mantener esa fogata encendida, de mantener esas ganas de aprender, de transmitir y de arder".

Para graficar su objetivo como instructor, Meiraldi recuerda una experiencia de un maestro: "Hablaba del dojo como un oasis donde concurrían caminantes a saciar su sed. Algunos simplemente pasaban, bebían, se nutrían y continuaban su camino; otros quedaban más tiempo y algunos otros se instalaban de por vida. Pero todos, sin lugar a dudas, se llevaban algo de ese oasis. Y me pareció maravillosa esa imagen. Y eso es lo que pretendo de Dojo Naos; que todos los que pasen, más allá del tiempo que se queden, se lleven algo que les sirva para continuar su camino".

LOS ALUMNOS Y EL OASIS

Nahuel tiene 23 años es Cinturón Marrón y hace cinco años que practica. "Para mí el karate es una herramienta que me ayuda a ser más valiente, como el traje de Iron Man. Con él puedo afrontar la vida cotidiana con mayor seguridad; y los valores que me transmite mi maestro Mariano me forman como mejor persona", afirma.

"El Dojo es como la escuela, es un lugar donde me reúno con personas que le gusta lo mismo que a mí, con las cuales comparto anécdotas, risas, golpes, caídas, y lo más importante, este arte marcial. Siendo razonable, el Dojo es un simple lugar, lo que lo hace especial es mi maestro y mis compañeros, no importa si el dojo es grande o pequeño, donde estén mi maestro y mis compañeros es mi Dojo".

Por su parte, Juanse es estudiante I Dan, tiene 17 años y practica la disciplina desde los 4 años. "El karate es un camino, el cual cuando uno lo recorre y se transforma en un estilo de vida, sobrepasando la misma esencia del arte o el deporte y transformándose en algo más amplio que se lleva en el interior y forma parte de uno".

Además, destaca "la relación que uno forma con el dojo", porque "es similar a la que se forma con su propio hogar: uno se siente protegido y en paz". Y agrega: "al final, uno puede llegar a la conclusión que el dojo es un lugar de desconexión con el mundo exterior, un lugar donde se llega a la paz".

Augusto tiene 18 años, es I Dan y practica la disciplina desde los 6 años. Junto a Juanse tuvo la suerte de viajar dos veces a Okinawa para representar a Campana en un mundial. "Personalmente me ayudó mucho en la forma de poder encarar las cosas en la vida cotidiana y de una manera u otra me formó tanto física como mentalmente. Yo al dojo lo puedo llegar a entender como si fuera una especie de familia en la que hay cero competencia con el resto. Siempre se intenta ayudar al otro en lo que uno pueda", dice.

En tanto, Cristian es profesor de historia, pero también Cinturón Verde tras dos años de práctica. Y define al karate como "el arte de la auto superación constante", el cual "nada tiene que ver con la violencia". En su mirada es todo lo contrario: "es el apoyo necesario que compensa los avatares de la vida misma. El Dojo es el lugar en donde perdemos de vista de dónde venimos, pero damos cuenta de hacia dónde vamos. Por eso lo extrañamos".

ELLAS

Las mujeres también tienen su lugar en el Dojo Naos. Stella (51 años) es Cinturón Azul y lleva cinco años de práctica. "Después de muchos años de buscar una actividad física para practicar, todo lo que empezaba me aburría y lo abandonaba. Pero el Karate es un deporte que me entusiasmó. Es una disciplina fascinante que permite combinar la actividad aeróbica con el arte milenario que nos enseña a estar listos para defendernos con las mismas técnicas con las que lo hacían en Japón hace tanto tiempo. Siempre me gustaron las artes marciales, pero siendo un deporte que muchos reconocían como masculino, era difícil para una mujer decidirse por tomar clases. Sin embargo, fue viendo a mi hija practicar y me decidí por acercarme a las clases. Hoy en día hay muchas chicas practicando karate, quizás también como herramienta de defensa personal".

Esa mirada también es compartida por Eileen, quien recién tiene 10 años y es Cinturón Verde. "Lo mejor es que aprendí a defenderme, me ayudó mucho el Karate, es algo donde todos los que aprendieron se reúnen. Me encanta, extraño ir", cierra con transparencia.


“LA RELACIÓN QUE UNO FORMA CON EL DOJO ES SIMILAR A LA QUE SE FORMA CON SU PROPIO HOGAR: UNO SE SIENTE PROTEGIDO Y EN PAZ", APUNTAN LOS ALUMNOS DEL DOJO NAOS.


“EL KARATE ES UN ESTILO DE VIDA", REMARCAN ALUMNOS DE MEIRALDI DEL DOJO NAOS.



POR LA PANDEMIA, LOS ENCUENTROS SE REALIZAN AHORA A TRAVÉS DE ZOOM.

 

Karate:
Un oasis de emociones, aun en plena pandemia
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar





COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-423631 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-