InicioFarmacias#DifusiónArchivoBúsquedaSesiones HCD
  Ir a la edicion del dia
MEDIO DIGITAL DE CAMPANA
BUENOS AIRES, ARGENTINA
martes, 18/jun/2024 - 06:38
 
Cubierto con lluvias
14.2ºC Viento del Nordeste a 10Km/h
Cubierto con lluvias
Política y EconomíaInfo GeneralPolicialesEspectáculosDeportesNacionales
Twitter Facebook Instagram
» Este artículo corresponde a la Edición del domingo, 24/jul/2022 de La Auténtica Defensa.

La fábula del kirchnerismo y la hormiga
Por Mario Trila







Contacto en Twitter / Telegram / Facebook / Instagram: @MarioTrila

¿Quién no ha visto la película "Bichos" de Disney? Cuando niños, hemos sido aleccionados con fábulas de saltamontes, cigarras, escarabajos u hormigas; moralejas lejanas que en la Argentina de hoy se han vuelto reales

Durante la Rebelión del Campo, en 2008, recuerdo haber compartido decenas de veces la secuencia del mafioso saltamontes dirigiéndose a las hormigas en la película "Bichos" de Disney: "¡Oigan!, soy compasivo en realidad... Escuchen, si no respetan su parte, yo no garantizaría su protección... Algo me dice que ustedes se están olvidando cuál es su posición... ¡Ahora quiero doble ración de granos!". Más tarde en la película, con el buró de saltamontes reunido, se desnudan aún mas las actitudes mafiosas -de casta- que los moviliza: "Si una hormiga se rebela contra nosotros les aseguro que todas lo harán pronto. Esas hormigas ridículas nos superan en número de 100 a 1, y si llegaran a averiguarlo adiós a nuestro estilo de vida... ¡No es por la comida! ¡Es para mantenerlas alineadas!".

Si tuviera que escribir una fábula titulada "El kirchnerismo y la hormiga" no sería muy diferente a la de otros "bichos", como el saltamontes o la cigarra, acosando a la hormiga; demandando una parte de su trabajo y su propiedad, por simple acto de coacción enmarcado en un poder político o mafioso.

En los últimos días el presidente Fernández arengó a ir nuevamente por la propiedad privada del Campo argentino, calificando de "especulación" al acto de resguardar los granos en silobolsas. En un discurso, mientras enumeraba algunos desafíos que debería enfrentar, no dudó en espetar: "el desafío de enfrentar a los que guardan 20 mil millones de dólares en el campo y no los liquidan esperando una mejor rentabilidad... ¡Cuando el país lo necesita!", para asegurar luego que les iba a poner el pecho: "a cada uno de esos desafíos, sepan todos, les voy a poner el pecho... y los voy a superar con todos ustedes; cada uno de ustedes, como superamos los desafíos que tuvimos en el pasado [...] los necesito a todos movilizados [...] y sepan, los que me quieren torcer el brazo no me lo van a torcer, porque sé... que cuento ¡con cada uno de ustedes!".

Ante semejante arenga del Presidente, no tardaron en surgir posteos de "militantes" con fotos y videos de silobolsas ubicados en los campos de productores, algunos según decían a la vera de la ruta. También se sumaron dirigentes como Grabois, quien publicó en Twitter una vieja foto, de años anteriores, para preguntarse: "¿Por qué se tolera que haya miles de silobolsas tiradas en las estancias pujando por una devaluación mientras el Pueblo pasa hambre?", reflexionando luego acerca de una u otra "legitimidad", desde su cómoda posición de gerenciador de la pobreza.

También hizo lo propio la senadora nacional por la Provincia de Buenos Aires, Juliana Di Tullio, al postear un video -con una amplia vista de drone- que previamente había sido publicado por un militante de su facción, el cual la legisladora adornó con innumerables hashtags que enunciaban pomposas leyes para promover y habilitar la violación de la propiedad privada -por medio de la Ley-: "Ley de Abastecimiento", "Ley de Emergencia Alimentaria" y "Ley de Emergencia Económica".

Muchas personas, incluso algunas suficientemente instruidas, actúan como ignorantes absolutas e irracionales cuando se trata de la propiedad privada, creyendo válido que el Gobierno viole cierto tipo de propiedad por alguna razón utilitaria, mientras están convencidas que el resto de las propiedades serán preservadas por una razón diferente, también utilitaria. La pregunta es: ¿Utilitaria para quién?. La respuesta es contundente: ninguna propiedad es pasible de ser violada alegremente. No importa cuantos argumentos existan, ni cuanta bondad o arrojo haya en ellos, la propiedad privada no debe ser violada, por ninguna razón.

Así ilustraba la paradoja Fernando Iglesias, en su Twitter: "Si tocan los silobolsas, por qué no habrían de tocar después los depósitos bancarios? Si tocan los depósitos bancarios, por qué no habrían de tocar después las cajas de seguridad? Si tocan las cajas de seguridad..." y así podría seguir.

En todo sistema republicano y liberal, la propiedad privada es como la vida y la libertad: un derecho inalienable, imposible de separar del individuo al que pertenece salvo por su propia decisión voluntaria. Cuando una propiedad privada -por más insignificante que sea- es violada por el Gobierno, ya nadie tendrá la suya propia bajo protección. En tal caso, no son los objetos y los valores materiales los que han sido violados, sino el derecho mismo de propiedad; vulnerando de ese modo la integridad de todos los individuos que coexisten bajo el mismo sistema de gobierno.

Toda fábula que se precie debe concluir o contener alguna moraleja y aquí la tenemos: Salvo que su vida transcurra en el interior de un termo kirchnerista, usted no debería promover la violación del derecho de propiedad de los demás, ya sea en forma coactiva, mafiosa o por medio de la ley; porque -viviendo bajo un mismo régimen- el día en que su propio derecho de propiedad sea violado estará a la vuelta de la esquina. Fin.


 
P U B L I C I D A D





Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-290721 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-