InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaUltimos VideosHCDCampanaINFO
  Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
lunes, 12/abr/2021 - 01:07
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
» Este artículo corresponde a la Edición del jueves, 04/mar/2021 de La Auténtica Defensa.

NotiCMR:
El impacto de la pandemia en los hábitos alimentarios




Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto

La pandemia de Covid-19 modificó drásticamente el estilo de vida de la población provocando cambios significativos en los hábitos alimentarios. Desde el Centro Médico Rawson, la Licenciada en Nutrición, Irina Reboni, precisa cómo la cuarentena impactó en la alimentación de los campanenses.

En el mes de enero una encuesta de IPSOS reveló que el 40% de los argentinos reconoció haber subido de peso durante la pandemia. Esto ubicó a la Argentina como el quinto país que más aumentó de peso detrás de Brasil, Chile, Turquía y Sudáfrica. A nivel nacional, una encuesta de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) informó que el 62% de las personas ganó peso durante la cuarentena y que las causas fueron el aumento en la ingesta de alimentos y bebidas y la disminución de la actividad física.

En lo que respecta a Campana, la Licenciada en Nutrición Irina Reboni expresó que lo expuesto anteriormente se replicó en los campanenses y detalló que fue cambiando en las distintas etapas de la cuarentena. Cuando se instituyó el Aislamiento social, preventivo y obligatorio, notó que los pacientes aprovecharon el tiempo en casa para cocinar todo tipo de comidas y, consecuentemente, aumentaron de peso. Con el correr del tiempo, el hecho de no poder salir a la calle provocó que la tristeza, la depresión y la ansiedad se empezaran a manifestar en los mismos y, con ello, se incrementara el picoteo, incluso fuera de horarios habituales, por ejemplo a la madrugada. Finalmente, al reducirse las restricciones de circulación, empezaron a disminuir los aumentos de peso: "aproximadamente para septiembre aumentaron las consultas nutricionales y la gente empezó a cuidarse. En este punto se tomó conciencia de la importancia de las consultas online, ya que, sin pensar en un número de la balanza, los nutricionistas pudimos hacer hincapié en la educación alimentaria y enseñar a cambiar hábitos sin pensar estrictamente en números."

Según la SAN, el 80% de los encuestados realizó cambios en sus hábitos alimentarios incorporando el picoteo entre comidas y la ingesta de porciones abundantes de comida. Sobre esto, Reboni se percató de que hubo un marcado descenso en el consumo de vegetales y frutas y un incremento considerable en la ingesta de cereales (harinas): "consumieron en exceso cereales y los vegetales y las frutas quedaron de lado. Claramente, esto sucedió porque no era posible abastecerse continuamente de verduras pero sí tener cereales en la alacena." Por ello, sugiere tener una alimentación equilibrada, moderada y con una frecuencia semanal de consumo, es decir, comer de todo en la cantidad que corresponda según el peso, la edad y el valor calórico de cada persona: "lo recomendable es consumir lácteos descremados, que los cereales sean integrales o que se consuman con salvado. En el caso de las carnes que sean lo más magras posibles y quitarle la grasa a cualquier corte. En cuanto a las frutas y las verduras, la SAN indica que hay que ingerir 5 porciones diarias; una fruta equivale a una porción, no obstante, si son frutas muy chicas o muy grandes una compotera se considera una porción. Por otra parte, una porción de verduras, sean crudas o cocidas, es un plato tipo postre o medio plato playo."

Particularmente el picoteo se relaciona con la ansiedad, la falta de actividad y la energía "acumulada" en el cuerpo. Sólo hay dos formas de gastar ésta última: por la mandíbula masticando o realizando actividad física. Frente a esto, la Licenciada Reboni recomienda planear actividades puntuales: "generalmente, salir del ambiente en el que se encuentran los productos que uno va a picotear reduce la ansiedad automáticamente." Sin embargo, si persisten las ganas de picotear, aconseja comer algo crocante que haga trabajar a la mandíbula como es el caso de las nueces, las avellanas y las almendras: "si comes una compota, una gelatina o te tomás un yogur bebible no te va a satisfacer y, en consecuencia, no vas a descargar esa energía. Entonces, después de eso vas a comer un chocolate o un alfajor. Lo blando no sirve para calmar la ansiedad, tiene que ser crocante."

Por otra parte, la SAN informó que el consumo de alcohol fue uno de los factores que más incidieron en el aumento de peso. Lo cual se fundamenta en que la ganancia de peso entre los que aumentaron el consumo de alcohol casi duplicó la de aquellos que no lo aumentaron. Al respecto, la nutricionista afirmó que a pesar de que durante la cuarentena los pacientes bebieron agua o jugos, "hubo más exceso en bebidas alcohólicas puesto que no teníamos la responsabilidad de levantarnos al día siguiente temprano o la sensación de estar de vacaciones ameritaba dicho exceso. El alcohol tiene calorías vacías que no aportan absolutamente nada al cuerpo. Hay que tener en cuenta que un vaso tiene aproximadamente 300 calorías que es lo que una persona gasta en una hora de ejercicio básico."

En el mes de febrero se celebró el Día mundial de las legumbres con el objetivo de concientizar acerca de los beneficios nutricionales de las mismas. En relación a esto, Reboni remarcó que son altas en proteínas, fibras, vitaminas y minerales. También, aconsejó consumirlas tres veces por semanas aclarando que en el caso de los vegetarianos las mismas se tienen que incluir en la alimentación diaria: "hay que considerar que 100 gramos de legumbres tienen las mismas calorías que 100 gramos de cereal así que no hay que excederse con su consumo."

Retomando los resultados de la encuesta de la SAN, el 69% de las personas reconoció comer principalmente por ansiedad, aburrimiento y tristeza. La Licenciada comenta que, en la pandemia, se tuvo que derivar a los pacientes a una consulta psicológica debido a que no se encontraban frente a problemas nutricionales: "la realidad es que hay que hacer un apoyo psicológico porque es la única manera de que el psicólogo encuentre el disparador de esa depresión, ansiedad o tristeza. Un vez que encontramos el disparador y lo solucionamos, el resto del desencadenante desaparece, y reducimos el picoteo."

En lo que concierne a la actividad física, la SAN estima que el 68% de los encuestados admitió haber reducido la misma o no hacerla. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer 30 minutos diarios: "lo ideal es estar siempre en movimiento, por ejemplo, si vamos a hacer un mandado no vayamos con el auto hasta la puerta, frenemos 3 cuadras antes del comercio y caminemos. Con esos pequeños movimientos ya uno sale del sedentarismo. Pero, a la hora de bajar de peso, claramente necesitamos por lo menos 40 minutos de ejercicio cuatro veces por semana." Además, Reboni sugiere no consumir nada sólido después de la actividad física, siempre hablando de actividad de baja intensidad, es suficiente con la hidratación, ya que, el cuerpo está en lo que se denomina ventana anabólica durante aproximadamente 40 minutos: "sea lo que sea que uno coma, el cuerpo lo va a absorber al 100%. Entonces, si estamos en plan de descenso de peso hay que esperar 40 minutos para consumir un sólido."

En cuanto al proyecto de Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos, que cuenta con media sanción del Senado, la Licenciada se muestra optimista y considera que lo más relevante de la misma es que le permite a las personas estar informadas de la composición de los alimentos que van a consumir: "generalmente la letra es muy pequeña y nosotros tenemos que decirles a los paciente qué marcas y qué cantidad consumir. Es muy difícil que una persona esté en un supermercado mirando el rótulo todo el tiempo. Si sale esta ley sería fantástico porque los nutrientes más importantes los pondrían en la parte frontal y no atrás como están ahora en una letra diminuta. El paciente tiene que estar informado y después debe tomar la decisión de consumirlo o no. "

En lo que respecta al Día Mundial de la obesidad, la Licenciada Reboni remarca que la obesidad es una enfermedad crónica y que las personas deben aprovechar esta jornada para informarse sobre la misma: "me gustaría que la gente empiece a tomar conciencia y que si conoce a alguien que padece sobrepeso u obesidad intente que se haga un control, que vaya a los consultorios para informarse y entender que la obesidad es una enfermedad crónica al igual que la hipertensión por lo que requiere de un tratamiento integral, transdisciplinario y de control constante. No por haber obtenido el peso ideal debemos abandonar los controles, como toda enfermedad crónica requiere chequeos al menos cada 6 meses luego del alta médico-nutricional. Lo más importante a entender es que solo se logra tratar esta enfermedad con la base de un cambio de hábitos alimentarios y revirtiendo el sedentarismo."


Irina Reboni, Licenciada en Nutrición.


En lo que respecta a la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos, la profesional se mostró optimista: "Si sale esta ley sería fantástico porque los nutrientes más importantes los pondrían en la parte frontal y no atrás como están ahora en una letra diminuta. El paciente tiene que estar informado y después debe tomar la decisión de consumirlo o no".


Centro Médico Rawson - cmrawson.com.ar - Tel. 03489-290440 / Whatsapp: 03489-555606


 

NotiCMR:
El impacto de la pandemia en los hábitos alimentarios
Click en el botón para publicar una interacción con la noticia:

Te puede interesar




COMUNIDAD LAD:
#Ahora
@LADdigital
#CampaBA
#VillaDalmine
ECOSISTEMA LAD:
LAD.fm
CampanaINFO.com
Radios locales
Sociales de LAD
WEBS AMIGAS:
Fabiana Daversa
Clasificados Campana
Publicidad Local
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Listas Twitter
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-290721 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-