InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaUltimos VideosSesiones HCD
 
 
Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
domingo, 03/jul/2022 - 18:26
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
» Este artículo corresponde a la Edición del viernes, 24/ago/2012 de La Auténtica Defensa.

"Viejas Historias de Campana":
La Fábrica de "Toscanos Resistencia" de Stecchi, Barbero y Comelli
Por Angel Garcia

Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



El funcionamiento y evolución de la fàbrica de Stecchi, Barbero y Comelli podría representar el mayor exponente, y quizá el único, de la industria tabacalera en los albores de Campana.

Aùn en caso de posible existencia de establecimiento similar, es difícil que haya alcanzado el nivel de producciòn de la empresa mencionada, que pudo darse el lujo de fabricar un lote mensual para satisfacción de la demanda local y de otro adicional, nueve veces mayor, para ser remitido a Buenos Aires.

A principios del siglo pasado funcionaba en Campana una pequeña fàbrica de cigarros de hoja, cuya razón social era "Poli Stecchi y Cìa."

El devenir comercial transformò a dicha empresa, en otra un poco mas importante que pasò a denominarse "Stecchi y Cìa." cuyos socios eran Pilade Stecchi, Francisco J. Barbero y Luis Comelli. La compañía, ya con su nueva denominación, comenzó sus actividades el 25 de mayo de 1911.

El objeto social de la empresa siguió siendo el de fabricar cigarros de hoja llamados "toscanos" y demás productos conexos. Los socios, todos oriundos de Campana, decidieron que la sociedad debìa cesar el 25 de mayo de 1916, circunstancia que se dejó perfectamente establecida en una de las clàusulas contractuales.

Los cigarros fabricados se denominaban "Resistencia" y "Resistencia R", y también se comercializaban los despuntes, que se presentaban en paquetes de 100 y de 500 gramos cada uno.

El volumen de producción iba en alza, de tal forma que superaba el nivel del consumo pueblerino, de tal forma que los socios ya comenzaron a estudiar la posibilidad de establecer una sucursal de venta en Buenos Aires.

No fue técnicamente una sucursal, pero desde el 1º de abril de 1913, el Sr. Josè Farrè, con domicilio en la calle Chubut 116 de Buenos Aires, se convirtió, por decisión de los tres socios, en el mandatario-concesionario exclusivo de "Stecchi y Cìa" en el país.

El contrato que se firma con Farrè expirarìa a priori en 1916, pero previamente el comerciante porteño debería someterse a un lapso de prueba de 6 meses, para verificar fehacientemente su aptitud para comercializar la mercadería que mensualmente se le enviarìa desde Campana.

La fàbrica se comprometìa a traspasar al concesionario todos los grandes clientes en cartera como también asi los que surgieran en el futuro. Pero se reservaba para sì 20.000 cigarros de la producción mensual (10.000 de cada marca), para su comercialización local.

La mercadería se remitìa por el Ferrocarril Central Argentino hacia Retiro "R", embalada y estampillada, con los siguientes valores: 1) 33 $ moneda nacional los 1000 cigarros Resistencia 2) 29 $ moneda nacional los 1000 cigarros Resistencia "R" 3) Los despuntes valìan 2,20 $ moneda nacional el kilogramo, vendido en paquetes de 100 y 500 gramos.

El Sr. Farrè, además de adicionar su ganancia a los valores mencionados, estaba facultado para contratar a nombre propio, encargarse de la publicidad nacional, captar nuevos compradores y nombrar un empleado a su costo dentro de la fàbrica de Campana, para la fiscalización que creyera conveniente.

Este tipo de cigarros se elaboraba a partir del tipo de tabaco Kentucky, el cual era estacionado, humedecido, fermentado y secado previamente.

No hay datos respecto al mètodo de fabricación, pero dada la época, es casi seguro que fuera exclusivamente manual, apenas con la necesaria ayuda de alguna pequeña màquina cortadora, moldeadora y/o prensadora. Me atreverìa a afirmar que el personal estaba compuesto en su totalidad por mujeres, dado el cuidado, delicadeza y rapidez con que se debía hacer la tarea.

Son precisamente mujeres las que desde siempre hicieron tal trabajo en las fàbricas de toscanos en Italia y de habanos en Cuba.

La historia de la fabricación de estos cigarros nos dice que las obreras colocan lo que va a ser el futuro envoltorio del cigarro en una mano, esto es, un pequeño recorte de la hoja de tabaco. Con la otra mano disponen sobre el mismo, una cantidad necesaria de tabaco para el "relleno". Luego muy rápidamente lo arman, quedando solo las puntas por cortar. En algunos casos, luego del estacionamiento, se lo envuelve finalmente con papel color madera.

Los toscanos tienen una forma irregular y no requieren la selección minuciosa de tabacos ni la terminación exquisita del habano cubano. Si al sencillo y rápido método de fabricación manual del cigarro toscano se le agrega el trabajo constante y concentrado de 10 a 15 mujeres sentadas, en largas jornadas de labor, se puede llegar fácilmente a una producción mas que interesante.

No sabemos la cantidad de empleados o empleadas con que contaba "Stecchi y Cìa" pero sì que su producción mensual era de 200.000 cigarros, de los cuales 180.000 se remitìan a Buenos Aires, y el resto, como se dijo anteriormente, los vendìan los fabricantes en Campana.

En junio de 1913, dos meses después de comenzado el envìo de cigarros a Buenos Aires, el socio Pilade Stecchi, manifiesta su decisión de retirarse de la sociedad "Stecchi y Cìa", por lo que en breve la fàbrica tomarìa la denominación de "Comelli y Barbero", ya que èstos últimos decidieron continuar con la fabricaciòn.

La nueva sociedad queda jurídicamente conformada el 18 de junio de 1913 y el capital social total aportado fue de 20.000 $ moneda nacional, integrado por partes iguales

Pilade Stecchi era el dueño absoluto de la marca registrada Toscanos "Resistencia", y al no llegar a un acuerdo de venta de la misma con Comelli y Barbero, èstos se vieron en la obligación de rebautizarlos. De tal forma que irrumpieron en el mercado los nuevos Toscanos "SOLFERINO".

Aparte del arreglo en efectivo que debió ocurrir con el retiro de Stecchi, quedaba un tema por resolver y era la gran cantidad de tabaco para ser elaborado que quedaba en depòsito, de la cual Stecchi también era dueño.

Stecchi aceptò la siguiente oferta de sus ex socios: trabajarìa como empleado de la nueva sociedad, cobrando 3 $ moneda nacional por dìa, hasta que la existencia de tabaco se agotara. A partir de este momento se concretarìa su desvinculación total de la antigua firma y podría disponer libremente de su marca.

Comelli y Barbero, dejaron establecido debidamente en el contrato social que ante cualquier duda o divergencia en el curso de los negocios, o durante una posible disolución o liquidación o en la interpretación de los estatutos, el tema sería resuelto por un "àrbitro, arbitrador, amigable y componedor" (textual), que sería elegido de común acuerdo.

Se desconoce si la sociedad "Comelli y Barbero" firmò un nuevo contrato de concesiòn con el Sr. Farrè, ya que la sociedad signataria "Stecchi y Cìa" había dejado de existir y el contrato quedó anulado.

Es posible que Farrè haya continuado, porque una clàusula contractual de "Comelli y Barbero" dejaba abiertas las puertas para ello, al facultar a los socios a instalar agencias, sucursales o representaciones dentro del paìs

Lamentablemente el tiempo se llevò el secreto del lugar o lugares donde la fàbrica funcionò.

Una posibilidad a tener en cuenta es que estuviera ubicada en algún sector anexo de la misma librerìa "El Progreso" de Luis Comelli, de Rivadavia 140, siempre y cuando el espacio pudiera contener al mismo tiempo la librerìa, la imprenta, el taller de cuadros y la fàbrica, por màs pequeña que èsta fuera.

Otra clàusula del convenio firmado por Comelli y Barbero establecía que el cese de actividades de la manufacturera ocurriría el dìa 18 de junio de 1917. A esta altura de los hechos se pierde de vista el posterior desarrollo comercial de la sociedad, que tuvo tres denominaciones distintas, como se ha detallado.

El último dato con que se cuenta es que en 1918, don Luis Comelli, seguía vendiendo en su librerìa los "renombrados cigarros toscanos "SOLFERINO", de fabricación exclusiva", según rezaba un anuncio publicitario de la època.

Luis Comelli falleció en diciembre de 1938, ganándose el respeto y reconocimiento por su gran actividad comercial y social. De la misma manera ocurriò con Francisco J. Barbero, quien entre otras cosas fue un destacado deportista del Tiro Federal, y en el año 1900 formò parte de la mesa receptora de votos para la elección de representantes para la Convenciòn Reformadora de la Constituciòn Nacional, junto con Pablo Schinoni, Tomàs Fitzpatrick y Lorenzo Mulligan. Tambièn en el mismo año integrò la Comisiòn Empadronadora del Registro Civil Provincial, del Cuartel 1º del Partido de Campana.

Como pequeño broche de color a esta poco pretensiosa nota, diría que cada uno ha tenido en su barrio a un "Toscanito". Personalmente recuerdo en la década del 60 al inefable y famoso "Toscanito" (empleado del municipio local), los "fierreros" harán lo propio con el zarateño Domingo Marimòn, los cinéfilos con el niño actor Andrès Poggio (películas "Pelota de Trapo" y "Pantalones cortos") y los futboleros con Alberto Rendo (Huracàn y San Lorenzo), etc., etc.

ANGEL GARCIA

(villadal2493@gmail.com)


 
P U B L I C I D A D
LOTO Plus




INFO AL INSTANTE:
#Ahora
@LADdigital
#VillaDalmine
DATA UTIL:
Sociales de LAD
Newsletter LAD
Publicidad Local
PAGINAS AMIGAS:
Sin Costura Tenaris
Fabiana Daversa
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-290721 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-