InicioSocialesFarmacias#AhoraArchivoHoróscoposBúsquedaUltimos VideosSesiones HCD
 
 
Ir a la edicion del dia
DIARIO ZONAL DE LA MAÑANA
CAMPANA, BS. AS., ARGENTINA
miércoles, 29/jun/2022 - 10:58
Edición Digital
Locales Política y EconomíaLocales Info GeneralLocales PolicialesLocales EspectáculosNacionales
Twitter Facebook
» Este artículo corresponde a la Edición del domingo, 02/sep/2012 de La Auténtica Defensa.

No es rareza: El deseo es el deseo del Otro
Por Marcelo Esmoris

Reducir tamaño del TextoAumentar tamaño del Texto



"Yo les planteo la pregunta de por qué,
Si nosotros practicamos el lenguaje, si 
nosotros desarrollamos la literatura y 
la geometría, Por qué debemos continuar
conduciéndonos como ciervos?"
Conferencia La Psicosis en la ciudad
JEAN-MICHEL VAPPEREAU

Esta formulación hecha por Lacan necesariamente nos remite al descubrimiento que Freud hace en relación a su majestuosa obra que es La interpretación de los sueños, (1) allí la hipótesis principal es que el sueño es una realización de deseos, se puede leer entre otras cuestiones, que el deseo no coincide con el placer, placer y deseo no son lo mismo, es posible por lo tanto que el material del sueño, en cuyo seno se realiza el deseo del sujeto, éste permanezca extranjero al soñante mismo, y esto ya es bastante subversivo para su época y también para la nuestra.

Existen confusiones enormes respecto a cómo se piensa la estructura del deseo en el ser humano, e inclusive en nuestra civilización actual se hace muy difícil llegar a pensar esta diferencia entre el deseo y el placer, mas bien hay cada vez mas una tendencia a identificarlo como siendo equivalentes, y es muy curioso que el tremendo cimbronazo producido por el malestar permanente en nuestra cultura y en todas las culturas y civilizaciones de todos los tiempos, no hayan contribuido a iluminar con mas claridad este criterio de Freud, entonces, algo que produce malestar pueda tener que ver algo con el deseo, y es por eso que en el caso de las pesadillas, allí también el deseo está dando vueltas tranquilamente ( o no tanto), sí es claro que mas que placer lo que hace aparecer es otro aspecto ligado al malestar, al displacer.

El deseo siempre se realiza de una manera deformada, por ejemplo un sueño de castigo puede significar el deseo de lo que el castigo reprime, esto tiene un aspecto involutivo. Hay que aprender a leerlo.

Paulatimente, Freud en función del estudio de los sueños, se ve llevado a otro discurso que el de la ciencia. Todo lo que la ciencia deshecha es recogido por el psicoanálisis, por eso es el basurero de la civilización, se ocupa de los restos, de las nimiedades, de los fallidos, de los sueños, de los objetos, de la mierda, etc, todo eso que no entra en lo científico, por ej. no hay una ciencia del chiste, ni tampoco ciencia de los olvidos, y es así como es llevado a pensar que el deseo como estructura resume la cuestión de los mecanismos llamados inconcientes, que son la condensación y el desplazamiento o la metáfora y la metonimia. Y es esta una cabal referencia a las leyes que ordenan la estructura del lenguaje o para ser más precisos la estructura del significante,

Ahora bien, que es esta nueva concepción del deseo que se empieza a vislumbrar con la teoría de los sueños? Lacan viene en auxilio para poder despejar claramente su estructura y rápidamente va a volver a torcer las cuestiones para poder leerlas de otra manera. Y es en el año 57 en su escrito La Significación del Falo, en donde aparece vislumbrado con mucha precisión la cuestión del deseo.

En el estudio de la dialéctica del sujeto en relación al mundo, Lacan afirma que ya no se trata de la dependencia del niño respecto al adulto, sino lo que pone de relieve es la dependencia del sujeto en relación al significante, y es allí que algo del deseo puede articularse en relación a la demanda de cualquier objeto, pero lo paradojal es que la demanda siempre se refiere a otra cosa que la satisfacciones que reclama (2), y eso que queda fuera de la demanda se va a articular en el hombre como lo que se llama deseo, y es la falta de objeto mismo lo que va a funcionar como causa del deseo.

Podríamos reflexionar con mas asiduidad lo que los niños nos enseñan: que no hay objeto de deseo (siempre se muestran insatisfechos), y que su deseo siempre esta mediado por el deseo de otros. A lo mejor de esta manera reducimos un poco el mercado de la boludez humana.

1)La interpretación de los sueños S. Freud
2)La Significación del falo. J. Lacan


 

P U B L I C I D A D
LOTO Plus




INFO AL INSTANTE:
#Ahora
@LADdigital
#VillaDalmine
DATA UTIL:
Sociales de LAD
Newsletter LAD
Publicidad Local
PAGINAS AMIGAS:
Sin Costura Tenaris
Fabiana Daversa
Semanario del Pescador
CIUDAD CAMPANA:
Campana.gov.ar
@CampanaGov
Portal de Campana
 
Av. Ing. Rocca 161 (2804) Campana - Provincia de Buenos Aires
Tel: 03489-290721 - E-mail: info@laautenticadefensa.com.ar
WhatsApp: +54 9 3489 488321.-